E.P.- El estudio se ha realizado por especialistas del Instituto Nacional de la Salud y de la Universidad de Emory (ambos en EE.UU.), publicado en la última edición de New England Journal of Medicine (NEJM).

Los autores del estudio observaron el nivel sanguíneo de células progenitoras endoteliales, que se forman en la médula ósea, y puede ayudar a que el organismo repare las lesiones de los conductos sanguíneos. Los investigadores vieron que el riesgo de afección cardiovascular era mayor en las personas con pocas células progenitoras endoteliales.

Las células de aquellos con mayor nivel de riesgo también envejecían más rápido que las de aquellas personas con menos riesgo, tal como se ha visto en las mediciones realizadas. Adicionalmente, el estudio "realizado en 45 hombres sanos mayores de 21 años de edad– indica que los conductos sanguíneos tienden mucho menos a dilatarse y a distenderse apropiadamente en las personas con menos recuento de dichas células.