«Hay que actualizar el Plan Nacional del Cáncer”, sostuvieron los especialistas en el primer acto de la Fundación Bamberg en el nuevo año 2021, que giró en torno al cáncer, otra pandemia tan grave como la del coronavirus.

El cáncer es seguramente uno de los grupos de enfermedades más beneficiadas de los avances en la genómica, la medicina molecular y en el conocimiento inmunitario aún queda mucho camino para vencerlo”, subrayo Ignacio Para Rodríguez-Santana, presidente de la Fundación.

El doctor presentó el Foro Nacional de gestión del Cáncer, en el cual se habló sobre los retos a superar para que el conocimiento médico y científico pueda aprovecharse al máximo en beneficio de los pacientes. “Para posibilitar su acceso a los tratamientos más innovadores y eficaces en condiciones de igualdad en todo el territorio nacional”, remarcó el presidente de Bamberg.

Vicente Guillem Porta, presidente de la Fundación ECO y director de Oncología del IVO, en la introducción del acto incidió en que a pesar de las escalofriantes cifras de muertos que deja la COVID-19, “no hay que olvidarse del cáncer”. «No hay una dotación específica de la Sanidad española para atajar la enfermedad. Además, la pandemia ha alterado la atención a estos pacientes y su entorno oncológico”, alertó.

Menos supervivencia

La pandemia, según distintos estudios ingleses, está haciendo que quienes sufren algunos tipos de cánceres “vean reducida en un 30% su supervivencia. Por ello, es difícil ser optimista”, dijo contundente.

Guillen-Porta apostó por que el Gobierno reactive el Plan del Cáncer “que potencia la investigación con un presupuesto finalista: Este Plan es fundamental para los pacientes y para potenciar los estudios sobre el cáncer”.

El dato esperanzador es que en España la curación de estos pacientes supera el 60%, pero “si no se presta la atención y los recursos necesarios se corre el riesgo de perder lo avanzado”, sentenció.

La consejera de Salud del País Vasco, Gotzone Sagardui, subrayó que para su Departamento, el cáncer es una prioridad. “En esta legislatura se ha ratificado el compromiso del Plan que aprobaron en 2018”.

Desigualdad

Presentacón en el Foro del Cáncer de Bamberg

Ignacio Para, Vicente Guillen y la consejera  Gotzone Sagardui.

“La atención al cáncer es una de las principales líneas de actuación en Salud en Euskadi; una salud sin desigualdades, pública y dirigida a todas las personas”, explicó Sagardui.

El Plan del País Vasco tiene como objetivo mejorar la supervivencia, ya que el cáncer “sigue siendo uno de las principales causas de muerte en Euskadi; para ello tenemos estrategias encaminadas a su reducción”.

Reconoció que la pandemia ha cambiado el ritmo de la atención a las patologías no-COVID, “en el normal desarrollo de las pruebas de screening, aunque hemos intentado que la actividad continuara telemáticamente. Debemos de seguir impulsando la actividad en las parcelas donde la pandemia ha impactado más”.

La primera sesión del Foro versó sobre Accesibilidad, equidad y sostenibilidad en el sistema público de Salud. Jesús  García-Foncillas, jefe del Servicio de Oncología Médica de la Fundación Jiménez Díaz , de Madrid fue el primero en intervenir. “Hay un cambio en el paradigma de la Oncología. Tenemos tratamientos individualizados para los pacientes y accesibilidad en el análisis genómico y fármacos innovadores”.

Más recursos

Lo importante es hacer llegar estas herramientas terapéuticas de forma equitativa a quien lo precise. “Además, precisamos recursos, plataformas, que nos permitan estudios en el tumor de cualquier paciente oncológico y que cualquier hospital de nuestro entorno pueda disponer de ellas”.

“El cáncer es un proceso dinámico y debemos de saber en tiempo real lo que ocurre. Esto viene dado por la biopsia líquida y la monitorización de las alteraciones moleculares; hay que anticiparse a su progresión, subrayó García-Foncillas.

En su opinión, en España falta planificación, «que no planes. Estos existen pero deben de ser implementados; marcar una ruta para que se haga realidad el Plan del Cáncer».

Luis Madero López, jefe del Servicio Oncohematología del Hospital Niño Jesús, se refirió a que cada año se diagnostican 1.100 niños de cáncer en las 42 unidades de Oncología. “La supervivencia se acerca al 80%, pero la cifra todavía podía ser mejor”, sentenció, al tiempo que abogó por reducir las unidades de referencia a 10 y el resto “que trabajen en red apoyándose”.

Unidades pediátricas

“No tiene sentido que haya tantas unidades. Es imprescindible que la atención a los niños con esta patología sea más favorable que ahora”. “Solo el 20% de los adolescentes son tratados en unidades que tienen que ver con esta etapa de su vida”.

“Si no se centraliza la atención de estos pacientes no habrá buenos resultados. Hasta que no se arbitre esto, los niños españoles no son los mejor tratados; hay que trabajar en red”, sentenció.

Primera mesa de la Fundación Bamberg en el foro sobre el cancer

Los especialistas que participaron en la primera mesa del Foro.

Juan Jesús Cruz Hernández, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Salamanca, habló sobre la innovación farmacéutica.

Reconoció que los nuevos fármacos son carísimos, «un problema para la sostenibilidad del sistema», al tiempo que criticó que cada Comunidad tenga posicionamientos terapéuticos diferentes que favorece “la falta de  equidad a su acceso”.

Sostuvo que se precisaría más financiación para que todos quien precisen estos fármacos pudieran tenerlos. “La inversión en España en Sanidad es muy inferior a la media de los países europeos de nuestro entorno”, añadió.

Germán Juan Rijo, jefe de Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario central de Asturias, explicó su experiencia y cómo la accesibilidad ha ido mejorando desde 2015 hasta hoy en día.

“En 2015, el 30% de los pacientes que necesitaban radioterapia no la recibían. Nos queda hacer comités en los hospitales donde no tienen acceso a ella para visibilizar la situación”.

Radioterapia

“Nos faltan aún aceleradores y renovar los equipos que se van quedando obsoletos, pero estamos avanzando”, explicó. “Hace falta inversiones no solo en los grandes centros, sino también en los satélites”. Porque en la pandemia, casi el 20% de los pacientes que precisaban radioterapia han tenido que recorrer más de cien kilómetros. “Esto hay que solucionarlo”, añadió el especialista.

La radioterapia es recomendada al 60% de los pacientes con cáncer y contribuye, junto a otros tratamientos, al 40% de la curación del paciente”. Supone el 5% del coste total de la Oncología. “La radioterapia es sostenible y bastante rentable”, añadió.

Por último, en esta primera sesión, intervino Carlos Camps Herrero, jefe de Servicio en Hospital General Universitario Valencia, quien se remontó a 2008 cuando el Gobierno del PP decidió bajar la inversión en investigación. Desde entonces las partidas no se han recuperado y la asistencia tanto en AP como en hospitales dejo de renovarse. «Solo se podía contratar a un 10% de profesionales para sustituir a los que se jubilaban”.

A las plantillas ajustadas, los contratos basura a los médicos, Enfermería, profesional sanitario, “que rozan la alegalidad, hay que añadir la falta de planificación”, censuró.

Por eso, cuando ha llegado una nueva enfermedad nos ha sucedido que se produjo un descenso de los pacientes con cáncer. “En la primera ola se justificó lo que pasaba, pero ahora ocurre algo similar”.

Telemedicina

La atención telefónica «no es hacer telemedicina; no la estamos haciendo. Necesitamos un cambio de modelo organizativo asistencial por la complejidad que tiene el paciente con cáncer».

Al igual que el resto de los participantes en esta primera sesión del Foro de Bamberg, sostuvo que “falta planificación a la hora de abordar el cáncer”, dijo Camps. Que no quiere ser crítico pesimista, “pero no podemos colgarnos la medalla de que somos la mejor Sanidad del mundo. Tal vez en lo referente a la universalidad de la misma, sí, pero en el resto no”.

“El Ministerio de Sanidad es un edificio viejo y vetusto; en las Comunidades Autónomas se replica el modelo del Gobierno central; se repite la burocracia, en lugar de apostar por una buena gestión”. En España, en los cuatro tumores que más muertes producen, «estamos en supervivencia por debajo de otros países europeos», sentenció.