“Hay que personalizar el tratamiento de la COVID-19”, coincidieron en señalar los expertos participantes en la webinar organizada por La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

En el encuentro online, presentado por Juan González del Castillo, coordinador de INFURG—SEMES, los especialistas debatieron sobre la actual situación de la pandemia COVID-19.

“Hay que saber el fenotipo del paciente para tratar a cada uno de forma específica; es la mejor forma que tenemos de ayudarles”, explicaron.

Carolina García Vidal, del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona, se refirió a las evidencias del uso del remdesivir en el tratamiento del paciente afectado por coronavirus.

coodinador de SEMES en la webinar

González del Castillo, coordinador de INFURG—SEMES.

“No hay la menor duda de que este medicamento es eficaz; por su mecanismo de acción frente al virus, el remdesivir es lo mejor que tenemos a día de hoy”, señaló García Vidal, “quien durante la pandemia, como ahora, trabaja a diario con estos pacientes”.

Sobre las reticencias de algunos profesionales de hacer suyas esta contundente afirmación sobre el antiviral que se desarrolló inicialmente para la enfermedad del virus del Ébola, la especialista fue tajante: “porque la literatura de COVID es difícil de interpretar”.

“Además, es poco completa, ya que intenta tratar a todos los pacientes igual, lo que nos parece un grave error. Por ello, algunos médicos sostienen que no es eficaz. Claro que es ineficaz en los que no tienen virus, pero en los enfermos COVID en las primeras etapas sí lo es”, sentenció.

Eficacia del remdesivir

La especialista recalcó que el uso correcto de este fármaco “reduce las estancias de los pacientes en los Servicios de Urgencias Hospitalarios y ayuda a que tengan también un mejor pronóstico y mayor supervivencia”.

“Utilizado en los primeros 9 días tiene unos efectos maravillosos para las personas contagiadas y, aunque menor, también en fases posteriores. Es el antiviral más potente que tenemos y su administración rebaja el índice de pacientes con mala evolución y su capacidad infectiva”, remachó.

Carlos Bibiano, del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Infanta Leonor, habló sobre la gestión clínica y aportó algunas medidas para evitar la saturación en los servicios de urgencias.

Ofreció una fotografía de su hospital durante los meses duros de la pandemia. “Nos dimos cuenta de la necesidad de trabajar de forma transversal y con equipos multidisciplinares. Y en aquellas condiciones tan difíciles, funcionó”.

En su opinión, los Servicios de Urgencia son el preaviso de lo que les llega al Hospital. “Esto ha funcionado en las tres olas, somos los primeros que interpretamos cuándo venía la ola pandémica”, sostuvo.

Carolina García Vidal en la webinar de SEMES

Carolina García Vidal, del Servicio de Infecciosas del  Clínic.

Funciones de prevención

En esta línea, apuntó hacia la necesidad de que estos servicios dispongan de indicaciones de activación que les digan cuándo deben de subir de fase o desescalar. “Tenemos que saber manejar la enfermedad; para ello es clave la estratificación del riesgo”.

Además, en su opinión, es preciso que los Servicios de Urgencia hagan también labores preventivas. “Para no sobrecargarlas con pacientes COVID, tenemos que anticiparnos al virus para que los pacientes reciban el tratamiento más adecuado”.

El doctor Bibiano explicó que están trabajando con los Servicios de otros Hospitales de Madrid en un Plan de Contingencia, “para que el sistema no se vuelva a colapsar; estratificando a los pacientes, lo que nos permitirá atenderlos de forma más personalizada”.

También puso sobre la mesa la necesidad de volver “a convivir adecuadamente con los pacientes no-COVID. Esto no hay que dejarlo de lado”.

Adelantarse a la cuarta ola

El doctor Agustín Julián Jiménez, del Complejo Hospitalario de Toledo, mostró su preocupación ante que la cuarta ola del virus se haga presente. “Los Servicios de Urgencias debemos de adelantarnos a esta posibilidad”, subrayó.

En esta misma línea, se manifestó Juan González del Castillo, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quien al igual que el resto de los expertos abogó  “por volver a ser urgenciólogos; las Unidades de observación y larga estancia tienen que volver”.

Reconocieron que uno de los grandes retos de los Servicios de Urgencia es recuperar “la observación; un servicio que con la infinidad de pacientes COVID y las necesidades inmediatas surgidas de ello, se fue eliminando”.