Es de vital importancia saber que, a medida

que va creciendo un niño, necesitará un sistema

de seguridad distinto dentro del coche en

función de su peso y altura. Básicamente, existen

4 sistemas: sillas en sentido contrario al de

la marcha, sillas en sentido de la marcha,

asientos elevadores y cinturones de seguridad.

” Grupo 0 y 0+. Sillas que miran hacia

atrás. Peso: hasta los 13 kg. Edad aproximada:

hasta los 18 meses

Las sillas en sentido contrario al de la marcha

ofrecen mayor protección para la cabeza, el

cuello y la columna del bebé que las sillas situadas

en el sentido de la marcha. El niño se

sujeta a la silla por medio de un arnés de 5

puntos (hombros, caderas y entre las piernas).

Recuerde: Nunca coloque una silla de bebé

en el asiento delantero con un airbag

activado.

” Grupo 1. Sillas que miran hacia delante.

Peso: de 9 a 18 kg. Edad aproximada: de

9 meses a 4 años

Las sillas en el sentido de la marcha protegen

al niño porque el arnés de la silla absorbe el

movimiento hacia delante del niño en el momento

de la colisión y el cinturón del vehículo

mantiene la silla en su sitio. En estas sillas, al

igual que en el grupo anterior, el niño se sujeta

por medio de un arnés de 5 puntos.

” Grupo 2 y 3. Asientos y cojines elevadores.

Peso: de 15 a 36 kg. Edad aproximada:

de 3 a 12 años

Esos asientos “elevan” al niño permitiéndole alcanzar

la altura necesaria para utilizar el cinturón

de adulto del automóvil correctamente.

Por tanto, los elevadores no disponen de correas,

sino que el propio cinturón del coche

sujeta al niño y al elevador. La banda diagonal

del cinturón ha de pasar por encima de la clavícula,

sobre el hombro, sin tocar el cuello, y

la banda ventral lo más bajo posible, por encima

de las caderas, sobre los muslos, y nunca

sobre el estómago. Los elevadores con respaldo

ofrecen mayor protección y resultan más

cómodos.

” Cinturón de adulto altura a partir de los

150 cm de altura del niño. Edad aproximada:

en torno a los 12 años

Los cinturones de 3 puntos también proporcionan

protección al niño cuando sea lo suficientemente

alto como para que, sentado recto

sobre el respaldo del asiento del coche,

pueda doblar las rodillas hasta el borde del

asiento sin deslizarse.

Recuerde: nunca permita que el niño se coloque

la banda del hombro del cinturón de

seguridad debajo