Uno de cada cuatro mexicanos mayores de 20 años padece hipertensión arterial (HTA) una enfermedad silenciosa asociada a más de 30 enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señalan que alrededor de 30 millones de personas están afectadas.

Los pacientes con hipertensión enfrentan un panorama complejo. Más de la mitad desconocen que la padecen y solo 50 por ciento de quienes sí están diagnosticados tienen un control adecuado, según ha señalado el doctor Héctor Galván Oseguera, médico especialista en Cardiología Clínica e instructor de la American Heart Association.

El cardiólogo ha destacado que hoy en día el monitoreo de la presión arterial con equipos completamente digitales ayuda a medirla de forma fácil y confiable, lo que contribuye a reducir los daños generados a largo plazo por la falta de control. Estos dispositivos digitales incluyen sensores que minimizan o eliminan cualquier posibilidad de error, pues dependiendo del modelo, pueden ajustarse automáticamente al tamaño de la muñeca o brazo de cada persona, avisan de cualquier anomalía, o bien recomiendan la colocación correcta del brazo, a través de una pantalla fácil de leer.

Al respecto, el doctor Galván Oseguera recomendó que, debido a la alta prevalencia de la hipertensión, este tipo de dispositivos se debe considerar como una estrategia de prevención en quienes aún no presentan enfermedades cardiovasculares y como una herramienta para el seguimiento y control de quienes ya la padecen. En este sentido refirió que sería conveniente que cada familia cuente con un monitor digital de presión arterial en casa para dar un seguimiento constante, lo cual sumado a estilos de vida saludable puede impactar positivamente la salud de los pacientes.

El doctor Galván subrayó que el apoyo de la familia y cuidadores, en el caso de las comorbilidades, junto con este tipo de herramientas, resultan fundamentales en la prevención y control de las enfermedades como la HTA, al tiempo de señalar la importancia de generar conciencia entre la población mexicana sobre los riesgos a la salud asociados a la falta de control. Asimismo, invitó a que el público en general, independientemente de su edad, acuda al médico con regularidad de manera preventiva o para evaluar los resultados del tratamiento en caso de los pacientes diagnosticados y así evitar efectos negativos a la salud.