Redacción. Madrid.- El equipo de Cardiología pediátrica del Hospital Gregorio Marañón de la Comunidad de Madrid ha comenzado a emplear una novedosa técnica quirúrgica para cerrar la comunicación interventricular perimembranosa de un paciente. Se trata de una intervención muy compleja que cierra el orificio existente entre los ventrículos del corazón en aquellos pacientes que sufren este defecto congénito.

La novedad estriba en que la solución a este problema se obtiene sin necesidad de recurrir a la cirugía convencional extracorpórea, sino que se realiza a través de un catéter que se introduce a la altura de la ingle, y que lleva incorporado un dispositivo que se abre en el momento en el que llega al corazón para impedir que la sangre de un ventrículo invada el otro. Una vez colocado el dispositivo entre los dos ventrículos se retira el catéter y el paciente puede ser dado de alta al día siguiente de la intervención, evitando pasar por una cirugía extracorpórea con mayores riesgos, y un postoperatorio de siete días, cinco de ellos en una unidad de cuidados intensivos.

El equipo de Cardiología pediátrica del Gregorio Marañón también es pionero en el cierre de comunicaciones interauriculares empleando un sistema similar, para cerrar el orificio que algunos pacientes tienen entre las dos aurículas del corazón. Además, dispone de un ecocardiógrafo en tres dimensiones y en tiempo real que proporciona más información y en menos tiempo que otras técnicas de imagen cardiaca infantil. Este aparato permite ver el corazón "a la carta", en función de las necesidades del cardiólogo y del cirujano, con el visionado de la parte superior, la parte inferior, la parte derecha, la parte izquierda, rotando, o en su conjunto, y permite la reconstrucción total de un corazón en tiempo real, ahorrando las ocho horas que duraría hacerlo mediante un ecocardiógrafo convencional.

Estos avances quirúrgicos se han analizado en el IX Curso de Actualización en Cardiología Pediátrica que ha organizado la sección de Cardiología infantil del Gregorio Marañón, y que anualmente aglutina a los mejores especialistas en esta materia. La edición de este año ha contado con la participación de 63 ponentes, algunos de los cuales son expertos a nivel mundial como los norteamericanos Bancalari, de la Universidad de Miami. Ramilo, de la Universidad de Dallas. Webber, de la Universidad de Pittsburg o Wessel, de la UCI Children"s de Boston, aparte de los más importantes cardiólogos infantiles de España. En el curso se han debatido los últimos avances en cardiopatías congénitas, en el manejo farmacológico de pacientes con hipertensión pulmonar, en el trasplante cardíaco pediátrico y, de un modo amplio, en el abordaje de los problemas derivados de las enfermedades cardíacas pediátricas.