Redacción. Madrid.- Un equipo de investigadores del Hospital La Paz de Madrid ha logrado las dos primeras curaciones en el mundo de la patología fistulosa tratada en pacientes con Enfermedad de Crohn (EC) mediante el implante de células madre autólogas aspiradas del tejido graso, según ha anunciado el doctor Damián García Olmo, del servicio de Cirugía General y Digestiva de este hospital, en el marco del Simposio Nacional sobre el Uso Clínico de Células Madre Autólogas en Programas de Terapia Celular.

El nuevo protocolo complementa el tratamiento quirúrgico clásico de la patología fistulosa de pacientes con EC con la terapia celular a partir de células madre obtenidas de la aspiración de la grasa (células grasas) del propio paciente.

La terapia celular basada en la tecnología de células madre se está introduciendo rápidamente en muchas ramas de la Medicina, especialmente desde la introducción del uso de células madre procedentes de adultos, lo que ha permitido el denominado trasplante autólogo sin problemas de rechazo. En esta línea se enmarca el estudio que, dirigido por el profesor García Olmo, consiste en la realización de una liposucción de 100 centímetros cúbicos de grasa subdérmica del paciente, aislando y cultivando las células en laboratorio. La extracción se realiza bajo anestesia local a través de una incisión de menos de 1 centímetro por la que se introduce una cánula. Posteriormente se realiza la intervención quirúrgica de la patología fistulosa siguiendo los protocolos habituales, además de inyectar en diferentes puntos del trayecto fistuloso, entre 9 y 12 millones de células madre del paciente ya cultivadas.

El resultado

Desde que se inició la fase clínica de desarrollo, en abril de 2002, se han incluido en el tratamiento a 5 pacientes, dos de los cuales ya han completado el seguimiento programado, alcanzando temporalmente la curación completa de la patología fistulosa tratada. En ambos casos se trata de mujeres jóvenes y que han sido intervenidas quirúrgicamente en varias ocasiones a causa de la enfermedad primaria.

El primer caso corresponde a una paciente de 33 años diagnosticada de Crohn hace siete años, que padecía una fístula recto-vaginal. La segunda paciente es una mujer de 37 años diagnosticada de la enfermedad de Crohn a los 20 años, con una fístula enterocutánea (que comunica el intestino con el exterior). Ambas mujeres, después de tres meses de iniciado el tratamiento han visto superada su enfermedad. Se trata de los dos primeros casos documentados en el mundo en cuanto a la utilización de células madre procedentes de la grasa y que son publicados en el International Journal Colorectal Disease.

El equipo de investigadores ha constatado que de los lipoaspirados se puede obtener un suficiente número de células madre y que estas células se reproducen bien en cultivo y en cantidad suficiente en un período de 5 a 7 días. Asimismo, se ha comprobado que la inyección celular no produjo en ningún momento fenómenos de rechazo ni crecimiento celular incontrolado que tuviera riesgo tumoral y que los efectos reparadores de esta terapia se inician al cabo de 4-8 semanas de la inyección, complementando así los efectos inmediatos del sellado. Tras la implantación celular, el paciente puede ser dado de alta al día siguiente y proseguir la evolución en consultas externas con una cadencia semanal hasta un mínimo de 12 semanas.