"El seguimiento de esa huelga ha sido muy importante. Estamos en el cierre de una fase histórica de huelgas en Osakidetza, porque la plantilla le está diciendo alto y claro a la dirección que está harta”, han subrayado a EL MÉDICO fuentes sindicales en la jornada de paro convocada el lunes en toda la red sanitaria.

Tras celebrar manifestaciones en las tres capitales vascas, los sindicatos Satse, ELA, LAB, CCOO y UGT han denunciado que la Dirección de Osakidetza ha ordenado expresamente a las organizaciones de servicios que no se faciliten los datos del paro a los sindicatos, en "un ejercicio de poca transparencia".

Las movilizaciones y el paro, que han concluido hoy, comenzaron el sábado cuando miles de vascos, tanto profesionales sanitarios como la ciudadanía de a pie, salieron a las calles en las tres capitales vascas para reivindicar que el Gobierno vasco destine más recursos para Osakidetza.

“La situación que estamos sufriendo en la sanidad pública vasca es grave y viene de lejos; necesitamos soluciones urgentes ya”, han recalcado las centrales vascas, ante el “desmantelamiento y precarización del sistema público que estamos padeciendo”.

Los sindicatos y la ciudadanía vasca se han movilizado desde el sábado por una sanidad pública de calidad

Una de las manifestaciones que han recorrido las capitales vascas.

Las centrales mayoritarias han asegurado que “está en juego el futuro de la sanidad pública vasca”. Además, critican “la prepotencia de Osakidetza al tratar con los trabajadores y con toda la ciudadanía”.

Mesa sectorial

Por ello, reclaman a la consejera de Salud que "cambie de dinámica, que la mesa sectorial sea negociadora, en la que se aborden los problemas de la plantilla "y que las propuestas sean por escrito".

Los sindicatos consideran que la respuesta al paro del domingo en la Atención Primaria (AP) ha sido “la de mayor seguimiento de la última década”. El baile de cifras, como es habitual en esos casos, osciló entre el 70%, según organizaciones hasta el 30% de Osakidetza.

"La sociedad está de nuestro lado, y lo ha demostrado en las manifestaciones que tuvieron lugar en las tres capitales el sábado", subrayan las centrales.

Tras las huelgas y las manifestaciones, los sindicatos han invitado a Osakidetza unánimemente a que "se ponga las pilas" y negocie más medios, sobre todo personales.

Defectos estructurales

Ante la justificación de Osakidetza de que ha sido la covid la causante de los problemas, los sindicatos han recordado que ya antes de la pandemia, en 2019, hicieron tres jornadas de huelga para demandar más recursos para la atención primaria, luego los defectos que hay en Osakidetza son estructurales".

Las centrales piden a la consejera de Salud que se siente a negociar

Las centrales piden a Sagarduy que se siente a negociar.

"No vale con poner más dinero encima de la mesa. Hay que poner dinero, medios materiales y sobre todo medios personales", han insistido.

La huelga de este lunes no ha afectado a los servicios relacionados con la pandemia de covid, los rastreos, extracciones y vacunación, donde el Gobierno vasco ha fijado unos servicios mínimos del 100 %, al igual que en los Puntos de Atención Continuada (PAC), las emergencias y en la limpieza, mientras que en los centros de salud ha trabajado el personal que habitualmente lo hace un sábado y en la atención telefónica la mitad.

Bizkaia, la más afectada

Según Osakidetza, el territorio de Bizkaia es donde más repercusión ha tenido el paro de este lunes con una repercusión de un 10,79%, seguido de Araba con un 8,13% y Gipuzkoa con un 7,67 %.

En cuanto a las categorías profesionales, según el Departamento de Salud, el 7,75 % de los médicos y un 8,9 % de la plantilla de enfermería ha secundado la huelga. Entre el resto de categorías la adhesión a la jornada de paro ha sido del 11,34 %.

Los pensionistas han expresado su apoyo a los sanitarios y se han mostrado favorales a una sanidad pública de calidad y en un comunicado han denunciado la privatización de servicios sanitarios, la alta temporalidad de una plantilla "al límite", el cierre de servicios como, por ejemplo, como las Urgencias de Santiago en Álava y el "grave bloqueo" de la Atención Primaria.