El colangiocarcinoma es un tipo de tumor con muy mal pronóstico ya que se diagnostica frecuentemente en fases avanzadas, lo que dificulta su tratamiento. En este contexto, investigadores del Cima Universidad de Navarra han identificado nuevos mecanismos implicados en el desarrollo del colangiocarcinoma. Así, su estudio abre nuevas vías terapéuticas para los pacientes con este cáncer de vías biliares. El trabajo ya está publicado en Journal of Experimental & Clinical Cancer Research.

Para ello, se centraron en el estudio de la bilis de modelos experimentales de la enfermedad y de animales sanos. Todo ello, para determinar las diferencias moleculares entre ambos grupos, con el objetivo de avanzar en una terapia para este tumor.

Con este objetivo, realizaron análisis de las proteínas y metabolitos de la bilis de las ratas para establecer una relación con las muestras de pacientes. “Mediante estudios proteómicos y metabolómicos identificamos vías relacionadas con la inflamación y el estrés oxidativo, como la activación de interleucina 6. Asimismo, describimos cambios en el metabolismo de dos aminoácidos (serina y la glicina). Estas son unas alteraciones que también están implicadas en el desarrollo de otros tipos de cáncer, como el de páncreas”. Así lo resume Matías Ávila, director del Programa de Hepatología del Cima y codirector del trabajo junto con Carmen Berasain y Maite García.

Mecanismos del colangiocarcinoma

El trabajo también demuestra que factores epigenéticos pueden estar implicados en los mecanismos carcinogénicos activados por mutaciones en el oncogén KRAS presentes en el colangiocarcinoma.

Así lo explican los investigadores del Cima: “En este estudio experimental hemos identificado procesos epigenéticos que pueden ser relevantes para la enfermedad humana. Nuestros resultados sugieren que su abordaje farmacológico puede mejorar el pronóstico de los pacientes con colangiocarcinoma”, concluyen.