El grupo de investigadores del Hospital Regional de Málaga y de la Fundación IMABIS (Instituto Mediterráneo para el Avance de la Biotecnología y la Investigación Sanitaria), liderado por Francisco Javier Bermúdez, ha identificado por primera vez la presencia de un receptor en los islotes pancreáticos cuya estimulación incrementa los niveles de insulina en sangre.

Este hallazgo podría constituir, en el futuro, una nueva diana terapéutica para el tratamiento de la diabetes tipo 2, ya que, al activar ese receptor, las células beta de páncreas liberan insulina diminuyendo los niveles de glucosa en sangre de forma significativa y mejorando la tolerancia a la glucosa, según ha informado el hospital malagueño.

El receptor huérfano GPR55 –así se llama esta molécula identificada ahora por primera vez en los islotes de Langerhans del páncreas– es una proteína descubierta hace 12 años en cerebro, bazo y tejido adiposo. Desde el año 2006 esta proteína ha sido relacionada con el sistema endocannabinoide, que participa en numerosos procesos fisiológicos como el apetito, la regulación del peso corporal, la inmunidad y procesos neurológicos, entre otros.