Durante la colitis los vasos sanguíneos del intestino se duplican por mecanismos poco conocidos. Una nueva investigación ha logrado implementar técnicas de microscopía y de análisis de imagen 3D para la caracterización de dichos eventos de duplicación vascular en un modelo de colitis experimental en ratones. Gracias al mismo, han identificado una molécula, denominada proteasa MT1- MMP, que en el futuro puede convertirse en una nueva diana terapéutica para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal.

Se trata de una investigación del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), que ya ha sido publicada en la Revista EMBO Molecular Medicine. En concreto, el equipo ha demostrado que la eliminación de la proteasa MT1-MMP de las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos disminuye la duplicación de dichos vasos en el intestino inflamado y la severidad de la colitis.

Profundizando en la duplicación vascular

El trabajo ha profundizado también en los mecanismos que regulan los eventos de duplicación vascular durante la enfermedad inflamatoria intestinal. El primer paso para la duplicación de los vasos es su dilatación.Así, los autores observaron que la actividad catalítica de la proteasa MT1-MMP era necesaria para la producción de óxido nítrico, un potente agente vasodilatador.

De esta forma, vieron que tanto los vasos del músculo cremaster (músculo que cubre el testículo y el cordón espermático), analizado por microscopía intravital por la investigadora del CNIC Cristina Rius, como los del intestino se dilataban en menor medida en los ratones sin MT1-MMP endotelial en respuesta a vasodilatadores. Asimismo, determinaron que MT1-MMP ‘corta’ la proteína trombospondina-1 (TSP1) y genera un fragmento que, mediante su unión al receptor de adhesión celular integrina αvβ3, promueve la producción de óxido nítrico, la vasodilatación y la duplicación vascular.

El hallazgo tiene potenciales implicaciones clínicas, según destacan los autores.  Según Arroyo, “en el estudio se ha observado que los pacientes que padecen enfermedad inflamatoria leve presentan mayores niveles de TSP1 en el suero, lo que podría ser útil como biomarcador de actividad de la enfermedad”.

De esta forma, los autores concluyen que este estudio supone una nueva oportunidad para el tratamiento personalizado de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, pero también de otras enfermedades en las que la duplicación capilar puede contribuir a su progresión, como el cáncer.