La basta variedad de alimentos y combinaciones que hay en nuestro país es una de las más agradables atracciones culturales, sin embargo, el panorama puede cambiar cuando se ingieren alimentos en mal estado o tiene un primer contacto con algún componente alérgeno.

La alergia y la intoxicación son cosas distintas, mientras la alergia es un asunto personal de reacción a cualquier sustancia, sea esta venenosa o no y los síntomas pueden varias de persona a persona, por otra parte la toxicidad es general para cualquier persona, es decir, si hay un alimento que contenga alguna sustancia tóxica todo el que lo ingiera tendrá efectos adversos y en un caso severo, la muerte.

Hasta nuestros días es imposible detectar una alergia antes de un primer contacto con la sustancia que la provoca y sus síntomas pueden ser desde una dermatitis hasta la oclusión de las vías respiratorias, misma que podría provocar la muerte, la intoxicación puede distinguirse por provocar diarrea o vómito en el paciente, así como una alteración en el estado de alerta.

El mayor número de alergias que son atendidas en el área de urgencias suele ser con niños pequeños por un primer contacto con algún alimento, medicamento ya sea por rechazo o por sobredosificación.

También se ha detectado una baja pero presente reacción alérgica a los antihistamínicos como la loratadina, sin embargo, esto depende de la inmunidad de cada persona.

Los alimentos que frecuentemente provocan algún rechazo en México suele ser la carne de puerco, ya sea sola o mezclada con algún otro alimento como es el picante o a veces el cacahuate.

Lo ocurre cuando el cuerpo reaccione con una alergia es que los organismos no reconocen los anticuerpos para ciertos alimentos o medicamentos y ocurre más en la infancia porque su cuerpo no está completamente desarrollado en la parte inmune.

Las alergias pueden tratarse con microdosis que se administran en cápsulas y pueden crear, a largo plazo, tolerancia a la sustancia hasta que desaparezca paulatinamente. También hay casos en los que el paciente deja de consumir el alérgeno por muchos años y cuando lo consume de nuevo, no presenta ningún síntoma.

Se puede hablar también de intolerancia a sustancias cuando el cuerpo tiene alguna deficiencia enzimática que no le permite procesar o descomponer la sustancia y se presenta como una indigestión o una severa inflamación al consumir la sustancia, como es el caso de la lactosa o el gluten, en caso de reacción anafiláctica se receta una dosis inyectable de adrenalina autoinyectable.

Ante cualquiera de estos síntomas lo más recomendable es acudir con un especialista para determinar con exactitud cual de estos problemas se presenta y tratarlo de manera adecuada. En caso de dermatitis, vómito, diarrea y oclusión de las vías respiratorias se debe acudir al servicio de urgencias.

Cuando el alérgeno está identificado se recomienda leer cuidadosamente las etiquetas de los alimentos y revisar los ingredientes o aditivos.