Carmen A. Llamas, Valladolid.- El conjunto de los recursos sociales y sanitarios de Castilla y León se aunarán para conseguir cumplir los objetivos del II Plan Sociosanitario, que ha sido presentado en Valladolid por el consejero de Sanidad, Carlos Fernández Carriedo, quien ha destacado que "no se trata de considerar una tercera red ni de crear nuevos recursos sino de aunar esfuerzos con el dinero de lo social y de lo sanitario para trabajar conjuntamente en los objetivos que nos hemos propuesto".

El II Plan Sociosanitario de Castilla y León tiene prevista una inversión de 15.400 millones de euros para el periodo 2003-2006 y se ha presentado en la capital del Pisuerga tras una reunión mantenida por el máximo responsable de la Sanidad regional con el Consejo Regional de Salud y el Consejo Regional de Servicios Sociales. El titular de Sanidad ha señalado que se les da a los agentes sociales un plazo de tres semanas, que se cumplirá el próximo día 15 de abril, para presentar alegaciones y sugerencias al borrador una vez que se han presentado los resultados de las distintas experiencias piloto iniciadas el pasado año.

Así las cosas, resulta evidente que el citado plan, que deberá presentarse en forma de Decreto, no podrá ser aprobado en la presente legislatura ya que la actividad parlamentaria finaliza esta semana por la convocatoria de las elecciones autonómicas para el último domingo de mayo. Sin embargo, Fernández Carriedo ha señalado que esto "no es algo que preocupe especialmente ya que el Plan es un método de trabajo sobre el cual estamos ya trabajando".

Objetivos del Plan

El II Plan Sociosanitario de Castilla y León persigue cuatro grandes objetivos: mejorar la autonomía y la calidad de vida de individuos, familias y comunidades; mejorar la efectividad y la eficiencia de los sistemas de Acción Social y de Salud mediante su adecuada coordinación; mejorar la accesibilidad y la equidad de ambos sistemas y conseguir ampliar la calidad de los servicios y la satisfacción de los usuarios, incrementando la competencia de los profesionales y su grado de implicación con la orientación biológica, psicológica y social de la atención.

El proyecto se ha estructurado atendiendo a los nuevos patrones sociales, demográficos y de enfermedad. Según los datos reflejados en el borrador, en las edades comprendidas entre 40 y 64 años la diferencia proporcional con la media española es menor tanto en hombres como en mujeres aunque se estima que el reto en el caso de Castilla y León es el sobre-envejecimiento con una tasa de vejez que casi se duplica en los municipios menores de 1.000 habitantes con respecto a los de más de 10.000 habitantes. Los mismos datos apuntan que el protagonismo que antes ostentaban los procesos agudos ha sido sustituido por las enfermedades crónicas.

Este segundo plan se apoya además en la adaptación progresiva de los sistemas de protección social. Según los datos aportados, el número de usuarios del servicio de ayuda a domicilio se ha incrementado notablemente en los últimos años, con 7.630 demandas en 1996 y 16.346 en 2001. En cuanto al número de usuarios del servicio de teleasistencia, el crecimiento de la cobertura se ha triplicado desde el año 1996.

Líneas estratégicas del Plan

El II Plan Sociosanitario se asienta en cuatro grandes líneas estratégicas: potenciar la coordinación sociosanitaria; garantizar la prestación integrada de servicios en el ámbito comunitario y prevenir la dependencia; mejorar la asistencia sanitaria en los centros de carácter social y la continuidad de cuidados en los hospitales y atender las necesidades específicas de determinados colectivos.

Fernández Carriedo ha anunciado que para potenciar la coordinación se establecerá un marco legislativo común "con una legislación sanitaria nueva", se crearán estructuras de coordinación sanitaria de base para conseguir "que en los equipos de Atención Primaria exista plena coordinación", se implantarán sistemas de información compartidos "que sean comunes en lo social y en lo sanitario" y se capacitará a los profesionales para conseguir la citada coordinación.

La segunda línea estratégica permitirá mejorar los cuidados a domicilio, potenciar el cuidado y la capacitación de los cuidadores familiares, reforzar los recursos intermedios ya existentes y fortalecer las medidas preventivas de dependencia. En este sentido, Fernández Carriedo ha destacado el aumento progresivo detectado en la cobertura del servicio de ayuda a domicilio y el éxito de un programa piloto de servicio de atención al cuidador familiar llevado a cabo en tres áreas de salud y que ya ha sido incorporado al plan anual de gestión de Atención Primaria. El máximo responsable de la Sanidad de Castilla y León ha destacado además la incorporación de actuaciones preventivas como prioridad en la Estrategia Regional contra el Cáncer y en la Estrategia Regional de Salud Mental y Asistencia Psiquiátrica, actuaciones que se extenderán a la futura Estrategia Regional de Salud Cardiovascular.

Para conseguir la mejora en los centros de carácter social y en los hospitales, se impulsará entre otras medidas el uso racional del medicamento en los centros de servicios sociales y se pondrán en marcha unidades hospitalarias de continuidad asistencial, incorporadas como objetivo en el Plan Anual de Atención Especializada. Además, un grupo de trabajo específico analizará los actuales recursos de convalecencia hospitalaria para conseguir formalizar Unidades de Convalecencia en las distintas Áreas de Salud y elaborar guías de funcionamiento "diferenciando los perfiles respecto de la Atención Primaria de Salud y los recursos sociales, definiendo la atención y los circuitos de derivación y continuidad asistencial".

Por último, el Plan contempla la consecución de necesidades específicas para los colectivos de personas mayores, menores, discapacitados, drogodependientes y otras personas en situación o riesgo de exclusión social. El Plan dará prioridad a la formación específica en materia de atención a pacientes geriátricos, teniendo en cuenta que según los datos facilitados por el consejero, cerca del 60 por ciento de la ocupación hospitalaria en la comunidad es de mayores de 65 años.