Una de las preguntas que se plantea la población española es si, ante el incremento diario del número de casos de coronavirus, la situación española podría acabar pareciéndose a la de Italia. Esta es una de las preguntas que ha querido aclarar el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha insistido en que el Gobierno confía en las medidas de contención, por lo que  no “contempla” que España pueda convertirse en un foco como Italia, aunque tampoco ha podido descartarlo.

Tal y como ha explicado en sus últimas declaraciones a su llegada a la reunión extraordinaria de ministros de Salud de la UE en Bruselas, “estamos en condiciones, si hacemos lo que tenemos que hacer, de contener la expansión del virus en España, según nos dicen los expertos. Pero evidentemente no podemos descartar ningún escenario. Si hay que tomar medidas diferentes las vamos a tomar y las vamos a comunicar a la población”, recordando de nuevo que por el momento España seguía en fase de contención.

De esta forma, en la toma de decisiones actual se tiene en cuenta que  se conoce el foco de contagio de “prácticamente todos los casos detectados”. Por el contrario, se desconoce cómo se contagiaron una veintena de enfermos españoles del coronavirus, y por eso el Ministerio trabaja en coordinación con las comunidades autónomas para aclarar el origen.

Reunión con Europa

En cuanto a los temas tratados en la reunión de los ministros de Sanidad europeos, uno de ellos era la petición lanzada por Italia para que los Estados miembros envíen mascarillas de protección personal.  El ministro español ha apuntado que España es partidaria de “poner en marcha mecanismos de compra conjunta para garantizar el abastecimiento”, pero ha insistido en que “no hace falta usar la mascarilla por la calle”, y que “en España, el material necesario está disponible donde tiene que estar disponible”.

Por otra parte, preguntado por una aparente descoordinación en las medidas adoptadas hasta el momento, Illa ha defendido que “las situaciones no son las mismas” y que cada país tiene la obligación de adaptar sus acciones a la “situación particular” de sus regiones. Lo importante, ha afirmado, es que los Estados miembros compartan información, mecanismos de respuesta, medicamentos o recursos, entre otras cuestiones.

El ministro de Sanidad ha recordado algunas de las medidas implantadas en España como la constitución de una Comisión Interministerial que ya ha mantenido cuatro encuentros, la mayoría técnicos; las cuatro reuniones extraordinarias con el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con todas las CC. AA.; y la elaboración de documentos y protocolos específicos para los profesionales sanitarios confeccionados con todas las sociedades científicas.

“En definitiva, estamos actuando de acuerdo a los criterios y las recomendaciones internacionales, con una máxima coordinación con las CC. AA. y entre los distintos departamentos del Gobierno”, ha añadido.