“Hemos vivido unas circunstancias muy duras, pero gracias al esfuerzo de todos, semana a semana hemos ido cumpliendo los objetivos para iniciar la desescalada. Hoy estamos más cerca de poder alcanzar la nueva normalidad, pero eso solo será posible si no bajamos la guardia. Nos enfrentamos a una crisis sanitaria global y a un reto nuevo y desconocido, lo que hace absolutamente necesario actuar con prudencia e ir reevaluando la situación”. Este es el resumen de la situación que ha realizado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su séptima comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para informar sobre la evolución de la COVID-19 en España.

Illa ha avisado de que, pese a iniciar la desescalada, en España todavía quedan “semanas difíciles” respecto a la lucha contra el nuevo coronavirus, pero ha asegurado que, por ahora y con prudencia, las medidas de alivio implantadas hasta el momento no parecen que estén teniendo un impacto en la evolución de la pandemia.

Asimismo, el ministro ha asegurado que no se va a dejar “a nadie con síntomas” sin diagnosticar, incluidas aquellas con sintomatología breve. Y es que, tal y como ha señalado, en esta nueva fase, es clave aumentar la capacidad de detección, tanto en los casos sospechosos como en sus contactos estrechos, para evitar nuevos contagios. En este sentido, Illa ha recordado que la detección precoz, el aislamiento de casos y el seguimiento y la cuarentena de los contactos estrechos es el método “más eficaz” para reducir el riesgo de transmisión y de cualquier nuevo brote.

En este respecto ha querido recalcar la labor “ejemplar” que llevan realizando, “en condiciones difíciles”, los profesionales sanitarios durante toda la crisis, asegurando que han sido, y son esenciales en la respuesta frente al virus.  En esta línea, y sobre el aumento de las plazas de formación sanitaria especializada, el ministro de Sanidad ha informado de que ya están trabajando y analizando las condiciones legales y tecnológicas precisas para establecer, de una forma “segura”, el proceso de elección y adjudicación por medios electrónicos de las plazas.

“Entramos en un proceso de gran complejidad, todavía desconocido, en el que el trabajo de los servicios sanitarios va a ser absolutamente clave. Si hasta ahora hemos trabajado codo con codo con todas las comunidades autónomas, ahora el trabajo conjunto será más importante y exigente para todos”, ha afirmado.

Fases de desescalada

En cuanto al plan de desescalada, lo primero que ha explicado el ministro es que se ha planificado  un plan “gradual, asimétrico y adaptable” en función de la evolución de la epidemia, el cual, además, contempla unos criterios “muy exigentes” que requieren la colaboración de “toda la ciudadanía” y de todos los sectores.

El propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, señalaba en su rueda de prensa diaria, que el estudio de seroprevalencia está funcionando “aparentemente muy bien” en todas las provincias y comunidades autónomas, con una “buena participación”, y espera que se publiquen los primeros resultados la semana que viene, coincidiendo con el final de la primera ‘oleada’ del estudio. Estos datos también serán tenidos en cuenta.

Por último, Illa, ha anunciado este jueves en el Congreso que está trabajando con las comunidades autónomas para revisar el horario de paseo de los niños para evitar que coincidan con las horas en las que se registran temperaturas más altas. “Se trata de una medida claramente orientada a proteger salud de menores y que vamos a tomar conjuntamente con las comunidades autónomas”, ha insistido en su intervención.