Durante el Congreso Virtual de la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia (ISTH) 2020, se ha presentado un estudio observacional que evalúa el impacto de la hemofilia en el desarrollo cognitivo. En concreto, en el comportamiento de niños, adolescentes y adultos jóvenes. El mismo es una iniciativa de Novo Nordisk.

En el mismo se sugiere que la inteligencia general era comparable en los pacientes con hemofilia y la población general de la misma edad. Pese a ello, los adolescentes y adultos jóvenes obtuvieron peores resultados en algunos de los dominios. Específicamente en la función emocional/conductual y ejecutiva, como es organización y el control de las propias emociones. En particular, los participantes con TDAH parecen estar en riesgo de tener dificultades con la función ejecutiva y las habilidades de independencia en su vida diaria.

Para llegar a estas conclusiones, el estudio eTHINK evaluó a 551 hombres con hemofilia A y B de cualquier nivel de gravedad. Los pacientes tenían entre uno y 21 años. Los niños y jóvenes se sometieron a un examen neurológico y a una evaluación neuropsicológica, incluidas pruebas de desarrollo estandarizadas apropiadas para su edad.

Estudios previos del impacto de la hemofilia

El Estudio del Impacto de la Hemofilia y su Tratamiento en el Desarrollo Cerebral, Pensamiento y Comportamiento en Niños con hemofilia (eTHINK) se llevó a cabo tras un estudio similar realizado hace 25 años.

El estudio anterior reveló que la hemofilia y el VIH pueden afectar negativamente al desarrollo cognitivo y conductual en niños y adultos jóvenes. Desde el estudio original, las mejoras en el nivel de atención y cuidado de la hemofilia y una reducción en la carga del VIH y la hepatitis C pueden haber modificado el impacto de la hemofilia. El estudio eTHINK fue diseñado para comprender si estos avances han eliminado el impacto adverso sobre el desarrollo cognitivo y neuroconductual.