La Sociedad Española de Nefrología (S.E.N) ha querido destacar el aumento de la supervivencia del cáncer renal. “La supervivencia general en el cáncer de riñón se sitúa en torno al 65 por ciento de los casos”, señala Fernando Simal, de la S.E.N y experto también en Urología. Sin embargo, el experto insiste en que se podría seguir aumentando con una mayor apuesta por la detección precoz.

“Sería interesante apostar por realizar pruebas de cribado o screening a los pacientes de más de 50 años”, apunta el experto. Estos cribados deberían centrarse en las que presentan los mayores factores de riesgo ante la supervivencia del cáncer renal. Es decir, hipertensión, obesidad, antecedentes familiares y tabaquismo. “Realizando revisiones médicas periódicas, con pruebas que impliquen ecografías abdominales, por ejemplo, seguiríamos avanzando en su diagnóstico de modo notable”, añade Simal.

Diferencias en la supervivencia del cáncer renal

Existen diferencias en la supervivencia del cáncer renal. Es el caso de los tumores renales metastásicos, donde se han centrado mayores esfuerzos en investigación. “Los tumores renales más habituales son de tamaño pequeño, de evolución favorable, y que con cirugía y el tratamiento estandarizado posterior presentan muy buenos resultados. Pero donde más se ha avanzado en los últimos años es en el cáncer de riñón de tipo metastásico. Es decir, en los extendidos a otros órganos o partes del cuerpo”, explica el experto.

A este respecto, se han mejorado los tratamientos terapéuticos para la curación y la mejora de la calidad de vida de los pacientes de forma importante.

Pese a ello, los expertos de la S.E.N también subrayan la importancia de una buena alimentación en los pacientes con cáncer renal. “Influye en el estado nutricional de las personas diagnosticadas y en el funcionamiento de los riñones, órganos que son fundamentales para nuestro organismo”. Por ello, es muy relevante que la dieta de las personas con un tumor renal sea equilibrada para facilitar la función de los riñones.