Impulsar el uso de los biomarcadores mejora el diagnóstico y tratamiento del cáncer, según un estudio impulsado por la Red Internacional de Calidad en la Patología (IQN Path), la Coalición Europea de Pacientes con Cáncer (ECPC) y la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia) y que lleva por título ‘Impulsar el potencial de la medicina de precisión en Europa’.

Para proporcionar una mejora en el acceso y la calidad de estas pruebas en la UE, el estudio hace recomendaciones a corto y largo plazo para contribuir a la transición hacia pruebas tumorales integrales y continuas para todos los pacientes con un diagnóstico de cáncer.

Plan de lucha contra el cáncer de la UE

Algunas de las recomendaciones a corto plazo descritas pasan por la aprobación paralela del medicamento y las pruebas asociadas, adopción de un sistema nacional para la evaluación del valor de los test de biomarcadores, mayor presupuesto para financiarlas, formación de gestores, profesionales sanitarios y pacientes, recopilación de datos centralizada y exploración de nuevos horizontes en esta medicina de precisión.

“El plan de lucha contra el cáncer de la UE establece una visión ambiciosa: aprovechar las nuevas tecnologías, la investigación y la innovación y establecer un nuevo enfoque para la prevención, el tratamiento y la atención del cáncer. Consideramos que este estudio es una contribución importante a estos esfuerzos”, ha dicho el miembro de la Junta Directiva de la ECPC, Kathi Apostolidis.

“Hay muchas razones para ser optimistas sobre el futuro del tratamiento del cáncer. El desarrollo de la medicina en oncología está evolucionando rápidamente, gracias a una mejor comprensión de las causas genéticas subyacentes del cáncer. Sin embargo, no podemos permitirnos el lujo de ser complacientes.

La incidencia del cáncer está aumentando en toda Europa. Por tanto, es urgente proporcionar a los médicos y a los sistemas sanitarios las infraestructuras y recursos necesarios para ofrecer los beneficios de estos avances terapéuticos a los pacientes y garantizar que el ritmo de la innovación pueda mantenerse.