"Los casos de neumonía neumocócica se duplican en los niños menores de cinco años. Así, cada año en España se dan entre 30-35 casos de neumonía por neumococo por 1.000 niños en esta franja de edad, mientras que en niños entre 5 y 14 años, esta cifra se reduce a la mitad, llegando a los 11-16 episodios por cada 1.000 niños", indica el doctor Santos Liñán, neumólogo pediatra del Hospital Vall d"Hebron de Barcelona. La epidemiología, tratamiento y prevención de la neumonía infantil han sido algunos de los temas tratados en la mesa redonda "Neumonía Adquirida en la Comunidad en el Niño. Estado de la Cuestión", celebrada en en la Fundación Miró, de Barcelona.

La neumonía ocasionada por el neumococo se presenta con más virulencia y bastante frecuencia en niños menores de cinco años, debido a que el sistema inmunitario a esta edad no es suficientemente maduro para hacer frente a la infección por esta bacteria. Los síntomas clínicos de la neumonía por neumococo son habitualmente inicio brusco, fiebre elevada y síntomas respiratorios con esputo purulento, asociados con una imagen de infiltrado pulmonar que se detecta en la radiografía de tórax.

"Aunque las neumonías neumocócicas suelen evolucionar favorablemente con tratamiento antibiótico", continúa este especialista, "la resistencia a estos medicamentos que ha desarrollado el neumococo en los últimos años, especialmente a la penicilina (60%), dificulta su tratamiento. Dependiendo de las características del sistema inmune del paciente pueden presentarse complicaciones de dos tipos, unas a corto plazo como la presencia de derrames pleurales y otras a largo plazo en forma de secuelas como las bronquiectasias"

El doctor Liñán indica que si el tratamiento o el tiempo de duración no es el adecuado, se pueden producir lesiones persistentes en los bronquios del niño, convirtiéndose en el lugar principal donde la infección puede volver a anidar.

La vacuna neumocócica heptavalente conjugada es la única vacuna que previene las enfermedades por neumococo en los menores de dos años. La eficacia de la vacuna frente a las neumonías neumocócicas bacteriémicas es del 86%, además, su aplicación reduce el estado de portador de la enfermedad. Se estima que en España, entre el 30 y el 60% de los niños menores de dos años son portadores de neumococo en su nasofaringe.

Según este especialista, "la vacunación frente a las enfermedades por neumococo es fundamental para prevenir estos casos, principalmente en niños menores de cinco años que tengan factores de riesgo que puedan favorecer la presencia de neumonías. También en el caso de los portadores es muy importante, ya que es muy difícil encontrar a una persona que no tenga un neumococo en su garganta".