En México, los errores en procedimientos como la infusión intravenosa ascienden al 14.3 por ciento del total de problemas hospitalarios vinculados con la administración de medicamentos, además de la colocación del fármaco equivocado, la inadecuada conexión de tuberías, catéteres y accesorios.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada diez pacientes sufre algún tipo de daño durante su hospitalización causado por diversos eventos adversos, derivados de las incidencias en las prácticas médicas.

El último censo realizado por la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) publicó que 22 hospitales mexicanos habían registrado 22 incidentes de salud en diferentes centros, sin embargo, el subregistro reveló que los casos llegaron a 40 de un total de 760 reportes voluntarios por incidentes.

En México, el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (CENETEC), refiere que las bombas de infusión en el ambiente hospitalario se utilizan de manera habitual, entre el 80 y el 95 por ciento de los pacientes ingresados recibe un tratamiento de infusión.

Los incidentes por infusión son directamente relacionados con el personal médico y de enfermería ya que un tercio de la jornada laboral les exige trabajar con medicamentos y puede resultar complejo el hacer cálculos exactos de las dosis a suministrar. Por lo tanto, el personal es susceptible a cometer errores, cerca de los cuales el 38 por ciento son en la administración de fármacos.

El problema más frecuente registrado en los aparatos y su manejo por el personal se encuentra en la dosis, frecuencia o administración equivocada con 35 por ciento, dosis omitida con 20.6 por ciento, fórmula equivocada con 16.6 por ciento y reacción adversa a la par de vía de administración equivocada con 6.9 por ciento cada una.

Gracias a un estudio realizado en la Ciudad de México se afirmó que el personal desconoce la colocación correcta del cuentagotas, que se ignoran los mensajes indicadores de alarma y el resto puede deberse a problemas con las bombas como puede ser la pantalla o la falla del sistema u oclusiones.

Recientemente Becton Dinckinson, presentó en México su nueva línea de bombas de infusión con sistemas tecnológicos que ayudan identificar, analizar y disminuir las principales complicaciones en procedimientos de terapia intravenosa y enteral, a la vez que ayudan a reducir diversos errores humanos del personal al cuidado de la salud.

Los errores en la medicación pueden ser fatales por lo que se exhorta a los trabajadores de la salud para poner atención especial en la dosificación de los mismos, es necesaria la capacitación y actualización de los equipos utilizados en los centros de salud.