La actual pandemia del SARS-CoV-2 ha supuesto una revolución para los servicios sanitarios, entre otras cosas, por la falta de previsión, organización y equipamiento. Son aspectos que se deben mejorar y tener en cuenta de cara a la gestión de futuras pandemias y crisis sanitarias. En este contexto, el doctor Jordi Vila, presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), ha destacado que se debe tener en cuenta un incremento de la inversión en investigación especialmente para los proyectos que tengan un componente de traslación.

El doctor Vila, quien también es jefe del servicio de Microbiología del Hospital Clínic, ha expuestos estas claves en la presentación del XXIV Congreso Nacional de SEIMC. Un encuentro virtual que arrancó el pasado sábado y que se prolongará hasta el viernes 11 de junio.

“En 2016 sufrimos un recorte de los fondos destinados a la investigación”. “Pese a que este año se ha recuperado, no se ha incrementado en el porcentaje necesario”, asegura.

Otro de los aspectos a valorar para afrontar una nueva pandemia, explica el doctor Vila, se basa en crear un tejido industrial farmacéutico y de diagnóstico “fuerte y nacional”. “Es esencial porque proporciona capacidad de reacción y se facilita la gestión de las pandemias sin tener que estar pendiente de los mercados y los productos generados por otros países”.

Prevenir y diagnosticar de forma rápida

El diagnóstico ha sido el cuello de botella de la pandemia. “No disponer de reactivos suficientes ha sido un problema en la actual crisis”, incide. El especialista recuerda que el desarrollo de una prueba diagnóstica necesita un procesamiento científico y tecnológico que requiere tiempo. “Una industria de diagnóstico a nivel nacional bien consolidada” es la respuesta.

Del mismo modo, tener una industria capaz de desarrollar antivirales efectivos o estudiar otros fármacos efectivos frente a la infección hubiera facilitado la puesta a punto frente a la COVID-19.

Vila ha señalado un tercer punto a mejorar en la gestión de una pandemia. Se trata de potenciar la Atención Primaria “dotándola de más herramientas” para la prevención y diagnóstico rápido de la población.

Desarrollo de nuevos antibióticos

Por otro lado, el presidente de SEIMC ha remarcado que, además de la COVID-19, se ha producido un incremento paulatino de las patologías infecciosas. Entre ellas destaca las enfermedades de transmisión sexual, las provocadas por virus emergentes y la aparición de infecciones ocasionadas por bacterias multirresistentes.

En la lucha contra estos problemas, en España se han implementado planes de acción entre los que destacan el PRAM con recomendaciones para el uso de antibióticos en humanos y animales. Sin embargo, Vila remarca que lo que se necesita es “el desarrollo de nuevos antibióticos”.

Reconocimiento de la especialidad

En la presentación del congreso, el doctor Antonio Rivero,  jefe de sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Reina Sofía de Córdoba, ha aprovechado para reivindicar el reconocimiento de la especialidad.

Se trata de una antigua reivindicación de la SEIMC, aunque a juicio del doctor Rivero hablaríamos de la creación administrativa de la especialidad. “La existencia de la misma está justificada desde que hay problemas médicos que requieren esta especialización por parte de los profesionales sanitarios”, argumenta.

El también vicepresidente de SEIMC asegura que España y Bélgica son los únicos países europeos que no han recocido la especialidad. Una paradoja si se tiene en cuenta que nuestro país es el tercero en producción científica de enfermedades infecciosas.

XXIV Congreso de la SEIMC

El XXIV Congreso de la SEIMC que ya está en marcha, además de analizar otras cuestiones de la gestión de la pandemia de la COVID-19, contará con 134 comunicaciones orales y más de 130 posters. Habrá 70 sesiones científicas, más de 250 ponentes e inaugurarán, por primera vez, un concurso de casos clínicos, tal como ha explicado la doctora Carmen Fariñas, presidenta del Comité Científico del Congreso y jefa de sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander.