Infertilidad y esterilidad son dos términos que hacen referencia a la imposibilidad de tener hijos. Sin embargo, aunque son tratados como sinónimos, incluso por muchos profesionales, no son exactamente lo mismo.

Se define como esterilidad a la incapacidad de conseguir un embarazo debido a que no se produce la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide.

Por infertilidad entendemos la incapacidad de tener un recién nacido porque existe algún problema durante la gestación que impide que el embarazo llegue a término. En este caso, la fecundación sí tiene lugar, pero el embrión creado o no es capaz de implantar o no es capaz de desarrollarse hasta el final y ambas condiciones pueden ser tratadas.

Enfermedad del sistema reproductivo

En el año 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente a la esterilidad como una enfermedad del sistema reproductivo, por esta razón, las parejas que sufren esterilidad tienen el derecho a un tratamiento que les permita conseguir su deseo de ser padres.

En México, entre 4 y 5 millones de parejas sufren problemas de fertilidad y cada año se suman más, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Hoy la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR) puede ampliar el tema sobre esta condición y los métodos de reproducción asistida más comunes en nuestro país.

Esta cifra demuestra que un porcentaje considerable de parejas tiene dificultades para concebir y en consecuencia, el número de personas que aceptan someterse a tratamientos de reproducción asistida ha incrementado en los últimos años.

Causas de infertilidad

La infertilidad afecta a mujeres y hombres por igual y la evidencia científica señala que este problema de salud se ve incrementado por el estrés,  el consumo de alcohol y tabaco, la mala alimentación y la postergación de la maternidad, además de factores genéticos y hormonales.

Entre las principales causas de infertilidad femenina se encuentra la endometriosis, que afecta a la calidad de vida de 7 millones de mexicanas, según la Organización Mundial de la Salud. También encontramos causas como el Síndrome de Ovario Poliquístico y las enfermedades de transmisión sexual.

Estrés oxidativo

Por otro lado, problemas como el varicocele (venas dilatadas en el escroto) o enfermedades como la diabetes pueden afectar a la salud reproductiva de los hombres, aunque el estrés oxidativo en espermatozoides es uno de los mayores causantes de infertilidad masculina de origen desconocido. De igual manera, existen casos donde no podemos atribuir la esterilidad sólo al hombre o a la mujer, sino tienen un origen mixto o simultáneo, es decir, en los dos integrantes de la pareja.

Afortunadamente, los avances médicos y científicos han permitido lograr que más personas y parejas tengan un bebé gracias a la reproducción asistida. En muchos casos, puede lograrse con un diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado. Hoy en día, existen diversos tratamientos y servicios en México para lograr el embarazo.

Los más comunes son:

  • Coito programado
  • Inseminación artificial
  • Fecundación In Vitro
  • Diagnóstico Genético Preimplantacional
  • Inyección Intracitoplasmática de Expermatozoides
  • Donación de óvulos
  • Donación de semen
  • Tratamientos hormonales
  • Vientres

 

Antes de recibir un tratamiento por infertilidad, un especialista debe evaluar a la pareja para conocer el padecimiento o problema que tienen. Esto ayudará a identificar qué tratamiento o técnica reproductiva necesitan para lograr el embarazo.

Aproximadamente, el 50% de las parejas que no han concebido en el período de 12 meses, inicialmente declarado como parte de los criterios para diagnosticar la infertilidad, pueden quedar embarazadas durante los siguientes dos años.