Los epidemiólogos han alertado del infradiagnóstico de la viruela del mono en España. Además, también han alertado del retraso de la notificación, lo que dificulta el control del brote. Estas son dos de las conclusiones de la jornada ‘Epidemiología y prevención de la viruela del mono: situación actual y desafíos’. Este encuentro se ha celebrado en San Sebastián, en el marco de la XL Reunión Anual de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).

El informe del Centro de Alertas y Emergencias del 30 de agosto recogía que España tenía registrados 6.543 casos de viruela del mono (MPX), casi la mitad de todos los casos declarados en Europa (15.334 casos). Alemania (3.422 casos), Reino Unido (3.207 casos) o Francia (3.421 casos) han presentado más casos.

Por comunidades autónomas, Madrid (2.324), Cataluña (1.950), Andalucía (795 casos), Valencia (432) y País Vasco (212) han declarado más casos.

Infradiagnóstico de la viruela del mono

Pere Godoy, presidente del Comité Científico de la Reunión de la SEE, ha avanzado que “los casos aumentarán a no ser que se consiga abordar de forma adecuada el estudio de contactos y administrar la vacuna antes o después de las exposiciones”.

En su intervención, María José Sierra, coordinadora del Grupo de Trabajo de Vigilancia en Salud Pública, ha recordado que este virus nuevo se está transmitiendo fuera de la zona endémica habitual. Es necesario practicar un control epidemiológico estricto para evitar una transmisión extensa del virus.

“La evolución del brote de MPX en España aún es incierta y estará influida por el éxito con el que las recomendaciones lleguen a la población”, ha añadido la experta. En este sentido, ha pedido “cuidado con el infradiagnóstico y el retraso de la notificación”.

Transmisión sexual

También ha participado en la jornada Jordi Casabona, director del Centro de Estudios Epidemiológicos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Cataluña (CEEISCAT). Este experto ha indicado que la transmisión del virus de persona a persona está relacionada, fundamentalmente, con el contacto físico estrecho y directo con lesiones en la piel, costras o fluidos corporales de una persona infectada, en el contexto de las relaciones sexuales de riesgo o en otras situaciones de contacto físico continuado y prolongado.

Actualmente, las principales medidas para el control del brote son:

  • Detección rápida de los casos.
  • Aislamiento.
  • Identificación de los contactos.
  • Seguimiento de las personas contagiadas y de los contactos.
  • Comunicación.

 

El estigma es una barrera para el diagnóstico, el tratamiento y la toma de medidas de forma precoz, según han dicho los expertos. “Se están haciendo intervenciones muy generalistas tratando de identificar casos y personas contactadas, algo que no es fácil dado el colectivo donde se produce el brote. Necesitamos información mucho más precisa sobre los mecanismos y los periodos de transmisibilidad para poder afinar más las recomendaciones”, ha dicho Jordi Casabona.

Escasez de vacunas

Respecto a la campaña de vacunación, Pere Godoy y Jordi Casabona han hablado de “escasez de vacunas”. Por ello, se ha dado prioridad a los grupos de mayor riesgo de complicaciones o transmisión antes de cualquier exposición (vacuna preexposición) o en los primeros días después de una exposición.