De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud en voz del Dr. Luis Alomía, en México 1 de cada 5 personas infectadas con SARS-COV-2, es personal de salud. La mayoría de ellos enfermeras y médicos, luego quedan los auxiliares, camilleros, etcétera. Existen unidades hospitalarias con porcentajes de contagio entre su personal que van del 40 al  60%, en su mayoría, hombres.

No obstante, existe un hospital a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que ha logrado mantener su tasa de contagio de sus trabajadores en alrededor del 7%. Es el hospital temporal COVID-19 del Autódromo Hermanos Rodríguez en la Ciudad de México, mismo que tiene capacidad de 120 camas.

Los trabajadores sanitarios de México se ubican entre los más afectados a nivel mundial en la lucha contra la pandemia y muestran la urgencia de establecer medidas para frenar el impacto de las infecciones asociadas a la atención a la salud (IAAS), o infecciones nosocomiales.

Los enfermeros son el personal de salud más contagiado

En particular, en el caso de la pandemia por COVID-19, son las enfermeras y enfermeros el grupo más vulnerable, pues representan más de 40% de los contagios del sector salud. Para la maestra María Isabel López López, enfermera con 40 años de experiencia, comisionada como jefa de enfermeras en la Unidad Médica Temporal Autódromo, los factores para lograr los números positivos que presenta son diversos:

“Hicimos hincapié en la capacitación, previo al ingreso laboral. También, durante la estancia del personal de Enfermería, se está supervisando el uso correcto del equipo de protección personal. Y es un personal joven que tiene mucha disposición para el aprendizaje. Tenemos una tasa de infección muy baja, en comparación con otros hospitales, de lo que es el sector salud. Tenemos una tasa aproximada como de 7% de contagios”.

Otro elemento característico de la Unidad Hospitalaria Autódromo es que cuentan con un sistema de manejo de desechos humanos con insumos y utensilios de un solo uso, tales como cómodos, urinales y palanganas desechables, elaborados con pulpa de papel.

Insumos ‘single-use’

Esquemas de ese tipo iniciaron su uso hace más de 50 años en los hospitales del continente europeo, y actualmente en gran parte de las unidades temporales instaladas alrededor del mundo para atender la emergencia sanitaria por el coronavirus. Se utiliza este sistema también conocido como de insumos single-use, término  en inglés que cada vez es más común por la seguridad que permite al personal de salud y a los pacientes.

“El sistema de eliminación de excretas que tenemos en el Autódromo es de muchos beneficio para la protección del personal de salud, porque no tienen exposición a fluidos. En el momento en que se recolecta una evacuación u orina, contamos con un gelatinizante. Y las excretas, junto con el cómodo u orinal, se desechan en un macerador” (que tiene salida al drenaje), explica la maestra López López.

Para concluir, la jefa de enfermeras es optimista: “Creo que después de esta experiencia, ya tenemos en varios lugares dentro del instituto, estos dispositivos. Esperamos contar con ellos en todas las unidades hospitalarias, porque reduciría mucho el riesgo de las infecciones nosocomiales”.

En México, las infecciones nosocomiales se ubican en una tasa de entre 4.5 y 5 por cada 100 egresos hospitalarios. De acuerdo con un análisis de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), las infecciones asociadas a la atención a la salud (IAAS), pueden prolongar las estancias hospitalarias entre 5.9 y 9.6 días e incrementa el índice de mortalidad entre los pacientes que las padecen.

“Hospitales sin infecciones” es una iniciativa que busca convocar a los distintos sectores de la sociedad mexicana para plantear soluciones a la amenaza constante que representan las infecciones asociadas a la atención a la salud (IAAS), tanto para la seguridad de los pacientes como para el sistema de salubridad en general.