Científicos irlandeses y alemanes acaban de identificar cómo determinadas células inmunitarias pueden colaborar en la grasa para provocar la inflamación que conduce al aumento de peso y la obesidad. Su trabajo señala nuevas vías para explotar la regulación de esa inflamación en el tejido adiposo, sugiriendo así nuevas formas de controlar la obesidad, según publican en la revista ‘Science Translational Medicine’.

Hay una epidemia mundial de obesidad en adultos y niños, y las personas obesas están predispuestas a desarrollar diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, por lo que se necesitan nuevas terapias para ayudar a atajar este problema.

Proteínas de punto de control

En su investigación, los científicos identificaron cómo las "proteínas de punto de control" y las células inmunitarias alteran las células inflamatorias dentro del tejido graso para provocar la obesidad. En personas con obesidad (Índice de Masa Corporal IMC> 30 kg/m2) estos cambios en la expresión de los puntos de control en la grasa visceral eran predictivos del peso de la persona.

A continuación, demostraron que las modificaciones en las proteínas de los llamados puntos de control inmunitarios de los ratones sometidos a una dieta occidental "rica en grasas" estaban relacionadas con una reducción drástica del desarrollo de la obesidad y la diabetes.

"Este nuevo proceso de regulación de los puntos de control de las células en la grasa visceral de los individuos obesos hace avanzar nuestra comprensión de cómo el sistema inmunitario controla el aumento de peso inducido por la dieta que puede conducir a afecciones como la obesidad y la diabetes de tipo 2", explica Fallon.

"Nuestro descubrimiento tiene repercusiones más amplias a la hora de abordar el modo en que la obesidad influye en la comorbilidad con otras enfermedades, como se ha demostrado en la pandemia de COVID-19, en la que los individuos obesos que se infectan con el SARS-CoV-2 tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave que requiere cuidados intensivos y también tienen un mayor riesgo de mortalidad", añade.

Manipular el punto de control

"Sólo gracias a nuestros esfuerzos de investigación básica utilizando modelos preclínicos, pudimos acceder a muestras de pacientes y vincular nuestros hallazgos a la enfermedad humana –prosigue–. Será interesante investigar ahora cómo podemos manipular este punto de control en poblaciones celulares específicas de interés para ayudar a las personas con obesidad".