Un estudio publicado el 11 de octubre en la revista Nature sugiere que la inmunidad híbrida (infección + vacuna) generaría inmunidad neutralizante superior a la doble vacunación. Los resultados también sugieren que las dosis de refuerzo podrían ser necesarias para prevenir el SARS-CoV-2, tal y como se sabe, para algunos grupos.

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 40 personas entre noviembre de 2020 y enero de 2021 antes de que recibieran las vacunas. En las semanas siguientes, tomaron periódicamente muestras adicionales después de que los voluntarios recibieran su primera y segunda dosis de ARNm de Moderna o Pfizer.

Los investigadores expusieron las muestras a 16 variantes diferentes del SARS-CoV-2, incluida la variante Delta. Después midieron la respuesta de anticuerpos y células T de cada variante.

Más anticuerpos y mayor capacidad de neutralización

Los autores concluyen que las personas infectadas que recibieron una vacuna mantuvieron niveles de anticuerpos más altos que las personas no infectadas que recibieron la doble vacunación.

Los análisis también revelaron que ambos grupos conservaron la capacidad de neutralización contra todas las variantes. No obstante, el plasma de personas vacunadas previamente infectadas mostró una mejor capacidad de neutralización en comparación con el plasma de individuos no infectados que también recibieron dos dosis.

Dosis de refuerzo

Los investigadores encontraron evidencia de una respuesta mejorada en todas las muestras de sangre. La fuerza de la respuesta varió según la variante y el individuo. La respuesta del sistema inmunológico a la variante Delta en la sangre de todos los individuos fue robusta, e incluso más fuerte en las muestras recolectadas después de las segundas dosis.

En conclusión, recuperarse de una infección sería como recibir una primera vacuna, la inmunidad híbrida (infección + vacuna) generaría más anticuerpos y respuesta inmunológica. Igualmente, una dosis de refuerzo entre los vacunados aumentaría la presencia de anticuerpos y células T que protegen contra las infecciones.