Hasta el momento no contamos con una vacuna para prevenir el contagio por COVID-19. Una de las mejores herramientas que pueden utilizarse para  reforzar el sistema inmune ante diferentes tipos de virus, bacterias y hongos, es el uso de los inmunoestimuladores. Esta herramienta no solo ayuda a prevenir complicaciones, sino también a la recuperación posterior a la infección.

Un claro ejemplo es Adimod (Pidotimod) de Laboratorios Armstrong. Con una acción preventiva que estimula al sistema inmunológico, ejerciendo una protección efectiva y duradera contra el desarrollo de infecciones. Esto se logra gracias a la inducción que mejora la función y maduración de distintas líneas celulares como los linfocitos T, que usualmente se encuentran deficientes. Su correcta fusión actúa en la prevención y el tratamiento de procesos infecciosos.

Inmunoestimuladores

En el caso de la COVID-19, sabemos que los inmunoestimuladores han sido utilizados satisfactoriamente para ayudar a la recuperación de infecciones virales y bacterianas con resultados publicados en diversas revistas científicas.

En esta época de regreso a clases es común ver un repunte de enfermedades infecciosas por la convivencia en espacios reducidos. Sin embargo, ahora somos más conscientes de la salud, por lo que es importante destacar la importancia del fortalecimiento del sistema inmunológico, ya que es la mejor herramienta que tiene el cuerpo contra virus y bacterias, aseguró el Dr. Javier Murillo, inmunólogo clínico, director médico de Inmunología y Nutrición Clínica.

Los niños, en comparación con los adultos, tienen menor cantidad de cuadros asintomáticos por COVID-19, pero pueden propagar el virus a otras personas. Los síntomas que llegan a presentar son similares a otras enfermedades como el resfriado común, la faringitis, la influenza o las alergias, agregó el especialista.

Recomendaciones para prevenir un contagio durante el regreso a clases presenciales

  • Uso del cubrebocas.
  • Limpieza constante de las superficies y objetos que se tocan como los pupitres, manijas de las puertas, teclados de computadora, material didáctico, de educación física, entre otros.
  • Mantener ventilados los salones.
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.
  • Alimentarse correctamente.
  • Promover hábitos de higiene personal.
  • Usar solo los materiales y útiles escolares propios.
  • No compartir alimentos, bebidas, platos, vasos, cubiertos, lápices, plumas, utensilios de higiene personal, útiles escolares como lápices, plumas, cuadernos, etcétera.
  • Promover la práctica del estornudo de etiqueta en los escolares, docentes y personal del plantel educativo: Cubrir la boca al toser y estornudar con papel higiénico o un pañuelo desechable o utilizando el ángulo interno del codo.
  • Utilización de gel antibacterial, entre otros.

Para mantener un sistema inmune fortalecido también es importante consumir una dieta balanceada, rica en frutas y verduras, proteínas, cereales y poca ingesta de grasas y azúcares. Además, educir el estrés, dormir ocho horas diarias y visitar al médico ante cualquier signo de alerta relacionado con la COVID-19.