Una forma experimental de inmunoterapia que utiliza las propias células inmunitarias que combaten el tumor podría utilizarse para tratar a personas con cáncer de mama metastásico, según los resultados de un ensayo clínico en curso dirigido por investigadores del Centro de Investigación del Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Según el estudio, publicado en el ‘Journal of Clinical Oncology’, muchas personas con cáncer de mama metastásico pueden organizar una reacción inmunitaria contra sus tumores, un requisito previo para este tipo de inmunoterapia, que se basa en los llamados linfocitos infiltrantes de tumores (LIT).

Los resultados sugieren que esta forma de inmunoterapia puede utilizarse para tratar a algunas personas con cáncer de mama metastásico que han agotado todas las demás opciones de tratamiento".

La inmunoterapia es un tratamiento que ayuda al propio sistema inmunitario de una persona a combatir el cáncer. Sin embargo, la mayoría de las inmunoterapias disponibles, como los inhibidores del punto de control inmunitario, han mostrado una eficacia limitada contra los cánceres de mama con receptores hormonales positivos, que son la mayoría de los cánceres de mama.

Resultados del estudio

En el ensayo, los investigadores utilizaron la secuenciación del genoma completo para identificar mutaciones en muestras tumorales de 42 mujeres con cáncer de mama metastásico cuyos cánceres habían progresado a pesar de todos los demás tratamientos. A continuación, los investigadores aislaron los LIT de las muestras tumorales y, en pruebas de laboratorio, comprobaron su reactividad frente a los neoantígenos producidos por las diferentes mutaciones del tumor.

Tras el tratamiento, los tumores se redujeron en tres de las seis mujeres. Una de ellas es la mujer original de la que se informa en el estudio de 2018, que sigue libre de cáncer a día de hoy. Las otras dos mujeres tuvieron una reducción del tumor del 52% y el 69% después de seis y 10 meses, respectivamente. Sin embargo, parte de la enfermedad regresó y fue extirpada quirúrgicamente. Esas mujeres ahora no tienen evidencia de cáncer aproximadamente cinco años y 3,5 años, respectivamente, después de su tratamiento con LIT.

Los investigadores reconocen que el uso de pembrolizumab, que ha sido aprobado para algunos cánceres de mama en fase inicial, puede plantear incertidumbres sobre su influencia en el resultado de la terapia LIT. Sin embargo, señalan, el tratamiento con dichos inhibidores de puntos de control por sí solo no ha conducido a una reducción sostenida del tumor en personas con cáncer de mama metastásico con receptores hormonales positivos.