La insuficiencia cardiaca (IC) es una pandemia, no infecciosa, pero capaz de afectar a pacientes, instituciones de salud y el desarrollo de todo un país.

Así lo consideran los miembros de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM), quienes alertan que uno de cada cinco pacientes con IC mueren dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico.

La IC es un enfermedad crónica y degenerativa del corazón que impide que se tenga capacidad suficiente para bombear sangre, y por tanto no puede haber suficiente oxígeno y nutrientes al resto de los órganos.

Aunque a mayor edad se incrementa la posibilidad de sufrir la IC, esta puede manifestarse en cualquier etapa de la vida.

“La insuficiencia cardiaca se convirtió en la principal preocupación de las enfermedades cardiovasculares en México. El 50% de los pacientes están en riesgo de morir en los primeros cinco años de diagnóstico”, asegura José Antonio Magaña Serrano, médico cardiólogo de la ANCAM.

Los principales síntomas causados por la IC son:

  • disminución de oxígeno a los órganos del cuerpo.
  • la disnea (falta de aire), principalmente durante la actividad física.
  • fatiga constante.

 

En tanto que sus causas más comunes se derivan de un infarto previo del miocardio, enfermedades del corazón, como la arritmia o fibrilación auricular.

Sin registros de prevalencia

Uno de los retos que enfrenta México ante el padecimiento de IC, según lo indica Magaña Serrano, es que el país carece de registros de prevalencia.

Es decir, que no hay datos sobre el número total de personas, en un grupo específico y con un periodo determinado,  que padecen insuficiencia cardiaca.

Lo anterior frena los resultados que se puedan tener ante el padecimiento.

Para José Ángel Figueroa, otro miembro de la ANCAM, el registro de prevalencia es urgente porque cuando un paciente de IC se hospitaliza, es muy probable que en menos de un año vaya a requerir una o varias hospitalizaciones más.

Los especialistas aseguran que la insuficiencia cardiaca representa una costosa inversión tanto para el paciente, como para el sistema de salud pública.

Además de que impide al enfermo y a la familia continuar con su etapa productiva, cayendo así en desempleo.

Refieren que según datos de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, el Gobierno invierte cada año más de 35 millones de pesos para enfrentar la IC en los centros de salud.

El anterior escenario provoca estragos también en el desarrollo del país, por lo que califican a la IC como una pandemia que no tiene una solución determinada.

Primer posicionamiento sobre IC

En el marco del Día Mundial de la Insuficiencia Cardiaca, que se conmemora el próximo 9 de mayo, los médicos especialistas de la ANCAM pidieron hacer consciencia sobre el padecimiento y exhortar a los pacientes a un diagnóstico oportuno.

Además, recordaron que en 2021, un grupo de 34 cardiólogos de 18 instituciones, tanto públicas como privadas de todo el territorio nacional, apoyados por la ANCAM y la Sociedad Mexicana de Cardiología desarrollaron el Primer Posicionamiento Nacional en Insuficiencia Cardíaca.

Dicho Posicionamiento busca acompañar a las guías de práctica clínica para tener un consenso nacional para el diagnóstico temprano de la IC, así como un tratamiento oportuno con una visión de abordaje multidisciplinario e integral.

Sin embargo, afirman que para continuar con el avance en el tratamiento del IC se requiere de mayor conocimiento y difusión de la enfermedad, así como. un registro nacional de IC que permita identificar a quienes la padecen.