La escasez de asesores educativos en inclusión que aporten a la enseñanza de los niños y adolescentes con trastorno autista es una realidad que afecta a diagnosticados y familiares. Actualmente existen pocos congresos que tengan contemplado este trastorno en la educación continua psiquiátrica y psicológica, además de haber poca inversión en la especialidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el 20 por ciento de los niños y adolescentes en el mundo tienen autismo. La licenciada en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México, María del Carmen Ramírez Lezama, coordinadora de Inclusión Educativa en el Instituto Domus, comparte en exclusiva para El Médico Interactivo México las estrategias de apoyo para aquellos psiquiatras, psicólogos y pedagogos que estén interesados en especializarse en el trastorno autista.

¿Qué es un asesor de inclusión?

Se le llama asesor o monitor de inclusión al personal que está capacitado para otorgar apoyo al alumno con autismo y su propósito es dar apoyo al docente mediante estrategias de aprendizaje que van desde el reconocimiento de la discapacidad, la adecuación del modelo educativo y el trabajo colaborativo para lograr el mejor resultado en el menor.

¿Cómo trabajan?

En el caso de México las escuelas públicas y privadas están obligadas a aceptar a cualquier pequeño con alguna discapacidad mental, motriz o visual, es entonces cuando la Secretaría de Educación Pública selecciona a un asesor o monitor para atender el caso específico dependiendo de las necesidades del alumno.

¿Cuál es la labor de un asesor de inclusión en las escuelas?

El asesor debe trabajar en la adecuación del ambiente inclusivo tanto con el profesor como con los demás alumnos y determinar su rol ante el profesor, los niños y los padres, ya que no son un cuidador o un acompañante, sino un profesional que adecua el contenido educativo y brinda estrategias que facilitan el aprendizaje. En el caso del trastorno autista hay que determinar el tipo de estrategia a utilizar para cada caso.

¿Cuál es la importancia del asesor de inclusión y su actualización?

La actualización de los monitores o asesores de inclusión son esenciales para casos que necesitan atención personalizada, en los casos de discapacidad o autismo deben ser analizados, ya que no en todos los casos es necesaria la permanencia diaria del asesor, es decir, las sesiones de apoyo pueden ser cada dos días, semanales, incluso espontáneas y hasta desaparecer si el asesor considera que el educador ha logrado concretar las estrategias por sí mismo.

¿En qué consiste la actualización?

Con el objetivo de que el alumno autista tenga una integración adecuada y tome un rol participativo en el grupo se implementan y enseñan estratégicas teóricas y metodológicas para la adecuación del contenido, así como establecer un control de conductas y reducción de tareas. Para esto se debe realizar un taller de edición y elaboración de materiales de apoyo especiales para trabajar la adquisición de algunas habilidades como escritura, motricidad e interacción, estos materiales pueden ser visuales o táctiles.

El Instituto Domus está por iniciar un curso para monitores, con cupo de aproximadamente 25 personas, que ayuda no solo al manejo de alumnos autistas sino a cualquier alumno con alguna condición conductual, académico o discapacidad. Para más información: Instituto Domus.