Hoy en día, la Inteligencia Artificial (IA) se va consolidando en las organizaciones sanitarias en aspectos relacionados con la atención y la gestión de la salud. Sin embargo, a pesar del gran potencial en el sector, algunos expertos consideran que la medicina tiene miedo al cambio.

Durante el 2º Foro IDIálogoS, “La inteligencia artificial en el sector sanitario”, organizado hoy en Madrid por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), especialistas en la materia han debatido en torno a las posibles aportaciones de esta tecnología en el futuro del ámbito sanitario. Marcio Borges, jefe de la Unidad Multidisciplinar de Sepsis (Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Son Llàtzer) ha explicado el proceso de interrelación con las innovaciones tecnológicas y su incorporación en el día a día, y se ha referido al desconocimiento del sector a la hora de aplicar la IA. Considera que sacar al médico de su zona de confort es muy complicado, y reconoce que la Medicina tiene miedo al cambio. Sin embargo, subraya la importancia del trabajo conjunto: la correcta aplicación de la IA junto con el médico salva vidas.

También Manuel Vilches, director general de la Fundación IDIS, sostiene que el médico es el estamento con más resistencia al cambio por las consecuencias que podría suponer una equivocación, y manifiesta la necesidad de tratar de aprovechar lo que se tiene en este momento y empezar a trabajar. Ante una “interoperabilidad que es un desastre”, aboga por trabajar al respecto y por un compromiso claro por parte de todas las entidades e instituciones para avanzar en IA. En su opinión, hay pocos sectores como el sanitario, en el que tanto se puede aprovechar en ese campo; por eso, apunta hacia la IA colaborativa: mejor comunicación y colaboración para que lo que ya esté hecho se aproveche por parte de los demás y permita un mayor avance.

Por su parte, José Carlos Baquero, Big Data & Artificial Intelligence Division Head – Secure e-Solutions de GMV, sostiene que no todo vale en IA y reconoce que irá surgiendo cada vez más el componente ético a la hora de su uso. En este sentido, ha recordado la existencia de cierta preocupación en la Comisión Europa ante un posible rechazo social.

Fin del boom

En palabras de Marta del Amo, jefa de redacción de MIT Technology Review en español, “estamos cerrando una época de boom tras la explosión de los últimos años y comenzamos a toparnos con una frontera; si bien las máquinas son capaces de reconocer patrones, no son capaces de enfrentarse a la incertidumbre. Y lo mismo ocurre en el ámbito de la salud”. Julia Díaz, directora de Innovación del área Health and Energy Predictive Analytics en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento, considera muy importante que los profesionales sanitarios hagan equipo con las herramientas y les transmitan sus conocimientos, y Jesús Chapado, director de Innovación de Naturgy, detalla lo que las empresas esperan de la IA: sobre todo encontrar eficiencia a su actividad, incrementar la seguridad de los empleados y poner al cliente en el centro.