Crear sinergias para trabajar conjuntamente en seguridad, integración y evaluación de medicamentos en la UCI. Ese es el objetivo con el que representantes de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) se han reunido, en el contexto del 62 Congreso Nacional de la SEFH, para firmar un acuerdo de colaboración.

Concretamente, el mismo abarcará la mejora del uso seguro de la medicación en el enfermo crítico,  y permitirá colaborar en el cuarto reto de la Organización Mundial de la Salud, que tiene como objetivo reducir los daños graves y evitables relacionados con la medicación,  además de establecer recomendaciones y guías de práctica clínica en relación al uso seguro de los medicamentos.

En palabras de María Cruz Martín, presidenta de la SEMICYUC, “la prescripción médica es el procedimiento más frecuente en las UCI. En ocasiones, la elección de un medicamento adecuado tiene un impacto muy alto en el pronóstico y evolución de la enfermedad”. De forma contraria,  “el mantener fármacos no indicados pueden poner en riesgo al paciente e incrementar los costes relacionados”.

En este sentido,  la experta añadía que  “la participación de los farmacéuticos como miembros activos en los equipos de trabajo de UCI es esencial y ha demostrado mejorar los resultados del paciente”. Por parte de la SEFH, su presidente, Miguel Ángel Calleja, aportaba que este acuerdo  “es un nuevo impulso al trabajo colaborativo, y a la participación del farmacéutico de hospital junto al equipo de intensivistas para mejorar la salud en los pacientes”.

Nuevos grupos de trabajo

Además de este reto en común, la firma de este acuerdo también abre la puerta a la creación de nuevos proyectos específicos por parte de ambas sociedades. Algunos de los mismos versarán sobre temas como farmacogenética, farmacodinámica y farmaeconomía, para lo que será necesaria la creación de nuevos grupos de trabajo, centrados en dichas áreas.

Otro de los puntos de atención del acuerdo será el favorecer el desarrollo e implementación de prácticas seguras como por ejemplo la conciliación de la medicación en el enfermo crítico, así como desarrollar competencias específicas en los profesionales a través de programas de formación continuada.

Tal y como concluye el presidente de SEFH “esta alianza permitirá trabajar para mejorar la seguridad de los medicamentos en las Unidades de Cuidados Intensivos y mejorará la integración de los Farmacia Hospitalaria en actividades clínicas, apostando por disponer de un farmacéutico por cada UCI y para ello elaboraremos grupos de trabajo mixto formado por especialistas de ambas Sociedades”, tratándose en definitiva, de una nueva forma conjunta de trabajo para asegurar una atención de calidad usando la medicación en el enfermo crítico de forma segura, efectiva, eficiente y aportando valor a los pacientes y a la sociedad.