El médico de familia, según el programa de su especialidad, tiene entre sus funciones, y de forma conjunta, tareas asistenciales, docentes e investigadoras y, por ello, la investigación en AP es clave para una atención médica de calidad para los pacientes, objetivo principal de nuestro trabajo, a la par que redunda en la satisfacción profesional de los que la realizan.

Investigar en AP es factible y oportuno porque:

” La AP dispone de un campo de conocimientos específico, avalado por la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, con funciones y procedimientos propios.

” Se atienden estadios precoces de la enfermedad y al paciente sano, lo que ofrece un particular campo de investigación sobre factores de riesgo y causalidad en salud.

” Se puede investigar en salud pública y salud individual.

” Se establece continuidad en la atención a la familia en su ciclo vital y al individuo durante su vida.

” La mayor parte de las enfermedades agudas y crónicas tienen una fase que se vive por el paciente en la comunidad y bajo la atención del equipo de salud.

” La población a estudiar es fácilmente accesible y está predispuesta favorablemente a ser estudiada por el equipo básico de salud.

” La investigación en Atención Primaria de salud no tiene por qué ser costosa.

” Existe una gran variedad de problemas, interrogantes y focos de atención donde investigar.

Durante el I Foro de Investigación Biomédica en Atención Primaria, del que fueron copartícipes las tres sociedades científicas de AP de nuestro país (SEMERGEN, semFYC y SEMG), se debatieron múltiples aspectos relacionados con las expectativas del futuro de la investigación en AP en España.

Las lagunas de conocimiento y la incertidumbre que rodea especialmente a la AP hace que la investigación realizada en este entorno, y por los profesionales de este nivel asistencial, sea esencial para obtener las respuestas adecuadas a las preguntas que precisan ser respondidas para una atención al paciente basada en la evidencia y en la excelencia. En contrapartida, la cuota de participación en proyectos financiados por agencias externas, nacionales o europeas, no supera el 4-5 por ciento, ni en número de proyectos ni en presupuestos conseguidos, siendo la participación en ensayos clínicos de calidad anecdótica, con menos del 4 por ciento de los ensayos clínicos realizados en AP. Como consecuencia, la producción científica es baja y con escaso factor de impacto. Son evidentes las dificultades para la realización de investigación en el entorno de la AP, no sólo en España sino también a nivel mundial, a pesar de estas dificultades y del reducido porcentaje relativo de la producción científica respecto a otros ámbitos, ésta experimentó un incremento progresivo, con la excepción de los últimos años, en los que la situación social de crisis pudo repercutir negativamente en todos los niveles asistenciales así como en la disponibilidad de recursos (reducción de la financiación pública y privada).

La finalidad de la investigación clínica debe ser el análisis del proceso de enfermar y cómo enfrentarse a él, siendo primordial el enfoque hacia la eficiencia y efectividad de las actuaciones, además la AP es el único ámbito donde, además de estudiar la enfermedad, podemos estudiar la salud, haciéndolo en cualquiera de los casos en un entorno “real”. Prácticamente todos los tipos de estudios son abordables desde la AP, pero algunos de ellos sólo se podrán realizar en y desde la AP si queremos datos válidos y fiables que se puedan extrapolar a la población objeto de estudio. Por lo tanto, es necesario un cambio en la estrategia de fomento de investigación y unir fuerzas para aprovechar la oportunidad que se presenta en AP, siendo un nicho adecuado y poco explotado para la investigación.

La potenciación y mejora de la investigación en AP se sustenta en la conjunción simultánea e inexcluyente de los médicos, los pacientes, las sociedades científicas, la administración, las organizaciones de investigación clínica por contrato (CRO) y Farmaindustria.

Desde el punto de vista de las sociedades científicas de AP, es necesario aprovechar el impulso de los profesionales más jóvenes y el reconocimiento profesional de la labor investigadora, que sin duda constituirá una rentable inversión de futuro en el área de la investigación. Es necesario establecer compromisos que estimulen y propicien el desarrollo de experiencias investigadoras, al igual que avivar el entusiasmo ante lo desconocido y motivar a los profesionales de Atención Primaria con el apoyo de las sociedades científicas.

El futuro pasa por la movilización de todos y cada uno de los componentes, para motivar el incremento del volumen y la calidad de los estudios, así como de las publicaciones. Es momento de defender la necesidad de la investigación clínica en la AP de nuestro país, pero también de reflexionar sobre las características que debe reunir para asegurar la máxima calidad y la rápida transferencia de los resultados a la práctica asistencial. No se pueden reproducir simplemente en la AP los modelos organizativos y metodológicos utilizados en los centros hospitalarios.

Conviene tener en cuenta tanto las necesidades y las prioridades de investigación propias de la AP, como su contexto asistencial real y las cuestiones legales, éticas y metodológicas esenciales, así como el nivel de formación actual en los profesionales de AP, que pueden influir en el desarrollo de una investigación clínica útil.

Las principales ventajas de la investigación clínica en AP residen en que analizan los estadíos más precoces de la enfermedad, que existe una buena y larga relación médico-paciente, buenos profesionales, se atienden patologías con alta prevalencia, existe una mayor agilidad en la firma de contratos, y existe un importante número de centros. Los principales obstáculos se sitúan a nivel de la motivación de los propios profesionales, las diferencias existentes entre centros de salud, y las trabas administrativas, muy importantes y diferentes según la comunidad autónoma de que se trate.

Nuestra misión desde este Foro de Investigación Clínica de Atención Primaria multidisciplinar debe ser el fomento, la motivación, la puesta en valor y la perpetuación de la investigación en AP.

España es en la actualidad un país con relevancia en investigación en AP. Para reforzar esto, si comparamos el número de publicaciones sobre AP entre distintos países encontradas en PubMed, observamos que en el período desde 1990 a 2001 se contabilizaron 45 publicaciones, y entre 2001 y 2011, unas 190 publicaciones en España. Mientras, en países de nuestro entorno como Francia fueron de 7 a 11 publicaciones o en Alemania que fueron de 18 a 46 publicaciones, alcanzando Estados Unidos  diferencias entre ambos periodos de 397 a 1219 publicaciones.

Estudios SEMERGEN

Los estudios más emblemáticos en desarrollo actual y promovidos por la Agencia de Investigación de SEMERGEN son el estudio IBERICAN (Identificación de la poBlación Española de Riesgo Cardiovascular y renal) y el estudio EMARTRO (Estudio para evaluar la coMorbilidad en pacientes afectos de ARTrosis sintomática de Rodilla).

Ambos estudios persiguen descubrir y aportar novedades científicas que pondrán en valor la actividad fundamental de la Atención Primaria en España, dado que los resultados estarán analizados tras ser obtenidos de nuestros propios pacientes y, por lo tanto, los resultados nos servirán para mejorar nuestra intervención clínica y terapéuticamente sobre ellos.

Un proyecto ahora mismo en marcha y con gran expectativa de futuro es la creación de un Diccionario de Variables Básico de Atención Primaria (DiVBAP), en el contexto de la Red Centinela de Atención Primaria (RedCAP). Dicho diccionario, proyecto iniciado en abril de 2013, y cuya finalidad residiría, además de en el registro de las variables centinela de interés en registrar para el sector público una valiosa información objetiva, que permitiera analizar, la medida de sus tomas de decisión y evaluar el efecto de las mismas en el corto plazo y registrar para el sector privado una información objetiva sobre el efecto real de sus aportaciones, como baza de negociación de financiación y precio. Además de conocer con un instrumento totalmente veraz, el impacto real de sus acciones de marketing y ventas.

SEMERGEN quiere establecer un primer precedente en el Estado, que permita arrancar un registro con un DiVBAP, consensuado con el Ministerio y CC.AA., que facilite vincular desde un inicio la idoneidad de armonizar los futuros desarrollos de programas asistenciales de AP, al modelo de definición de variables único DiVBAP.

Por otra parte, la Sociedad, en su afán investigador y su compromiso con los Médicos Internos de Residentes de Familia, ha creado la Red de Investigadores  de Residentes (RIRES). En esta Red de Investigadores se realizarán múltiples proyectos que servirán como publicaciones o tesis doctorales, lo que ampliará el curriculum profesional. Recientemente, ha sido aprobado por el Comité Ético de Investigación del Hospital San Carlos de Madrid el proyecto PYCAF (FIS-PAF-2014-01), estudio diseñado para valorar la prevalencia y características del anciano frágil asistido en Atención Primaria en España en el que participaron médicos residentes de la Sociedad.