Redacción, Madrid.-Cada año se diagnostican en España 8.000 nuevos casos de cáncer de próstata, considerado como el tumor más frecuente entre países occidentales y la segunda causa de muerte por neoplasia en el varón. De hecho, y según los expertos, después del de pulmón y colon, es el cáncer cuya incidencia más ha aumentado en los últimos años debido al progresivo envejecimiento de la población y al incremento en la esperanza de vida

En el caso del cáncer de vejiga, si bien no se ha observado que su manifestación sea más frecuente, sí se ha visto en cambio que la incidencia entre las mujeres es mayor en la medida en que también es más común el tabaquismo entre ellas desde hace unos años.

Como aclara el profesor Gelabert, coordinador del Grupo Uro-Oncológico de la Asociación Española de Urología (AEU), “el tumor vesical requiere continuamente atención sanitaria por las muchas recaídas que tiene, de ahí que posiblemente su manejo resulte más problemático que el de próstata desde un punto de vista asistencial”. En este tumor el principal factor de riesgo es el tabaco y en segundo lugar los factores ambientales (polución, humos,”).

El cáncer vesical es, junto con el de próstata, el tumor urológico más frecuente entre la población masculina española. Sin embargo, los expertos señalan que en los últimos años gracias a una mayor concienciación de la población y a una mejor información se ha incrementado el diagnóstico de este tipo de tumores.

Respecto a otros tipos de tumores que competen a la Urología, hay constancia, por ejemplo, de que el cáncer de testículos está muy controlado y en el de riñón el principal avance es el empleo de la ecografía sistemática y rutinaria que ha hecho posible el diagnóstico en estadios más iniciales, un logro que, en palabras del profesor Gelabert, “ha permitido modificar la historia natural de la enfermedad gracias a que se detectan antes”.

Últimos avances

Los avances más recientes en el ámbito de la Urología oncológica están relacionados con aspectos tanto de tipo terapéutico como científico. El profesor Gelabert destaca, por ejemplo, la disponibilidad de los primeros quimioterápicos que han demostrado ser efectivos en los casos de cáncer de próstata hormonorresistente, que son tumores con tasas de supervivencia muy limitada.

“Este tipo de fármacos -insiste este urólogo- abren nuevas posibilidades de tratamiento. Por lo que en un futuro podemos contar con tratamientos que incluyen quimioterapia para pacientes con la enfermedad en una fase frente a la cual poco o nada se podía hacer”. El tratamiento del cáncer de próstata ha incorporado, asimismo, y tal como indica este especialista, en los últimos años nuevas opciones terapéuticas que están permitiendo mejorar la supervivencia. Y es que como indica este úrólogo, “los pacientes con cáncer de próstata que reciben tratamiento hormonal tienen un mayor riesgo de sufrir osteoporosis y de tener un deterioro de la estructura ósea y muscular, lo que favorece la aparición de fracturas”

En el caso del cáncer vesical, hay estudios en marcha que evalúan algunas combinaciones de adyuvancia (quimioterapia tras la cirugía) y neoadyuvancia (quimioterapia previa a la intervención quirúrgica). Los primeros datos sugieren que estas combinaciones podrían ser eficaces, sobre todo, en pacientes de alto riesgo.

Para el profesor Gelabert, en un futuro estas combinaciones podrían rescatar a algunos pacientes que están en fase terminal para posteriormente intervenirles a través de una cistectomía (extirpación de la vejiga). “Otro avance importante -añade este experto- se localiza en una serie de marcadores que permiten el diagnóstico no invasivo de este tumor. Estas técnicas tienen una mayor sensibilidad y especificidad y, además, son más seguras y eficaces que la citología clásica, aunque más caras”.

Retos en investigación

Aunque en la atención asistencial de los tumores urológicos España está al mismo nivel que el resto de Europa, en el ámbito de la investigación es preciso mejorar la situación actual. Según el profesor Gelabert, nuestro país “aún está por debajo de los límites mínimamente decentes para un país del nivel económico y social de España. Por eso, uno de los retos en el campo de la Uro-Oncología es el impulso de la investigación básica y aplicada. Aunque existen pequeños pocos focos importantes, como las investigaciones realizadas en el CNIO de Madrid y en el Parc Científic de Barcelona aún hay un largo camino por recorrer”.

En general la situación es mejor en el campo de la Cirugía oncológica. “Nos encontramos en un nivel excelente debido a la aplicación de la Cirugía laparoscópica gracias a la importante labor de la AEU para potenciar la utilización de estas técnicas en todos los hospitales del territorio español”, añade Gelabert.

“Desde nuestra Asociación se apuesta claramente por esta técnica quirúrgica que tiene beneficios indiscutibles para el paciente como son una menor estancia hospitalaria y menor morbilidad”, concluye este experto.