(9/11-1-10).- La revista Nature Genetics ha publicado recientemente los resultados de la investigación sobre regeneración cardiaca que han llevado a cabo los profesores de la Universidad de Málaga (UMA) Ramón Muñoz-Chapuli y Juan Antonio Guadix. El estudio muestra cómo el gen ‘Wt1’ implicado en el tumor de Wilms, un cáncer de riñón que se presenta en niños y que constituye el cáncer pediátrico sólido más frecuente, es necesario para la formación de células progenitoras cardiovasculares.

Así, los experimentos llevados a cabo en ratones revelaron que aquellos en los que se inactivó el gen ‘Wt1’ no desarrollaron riñones, ni gónadas, ni bazo, y acabaron muriendo en estado embrionario por una insuficiencia cardiaca.

Según Ramón Muñoz Chapuli "esto resulta curioso porque el único sitio del corazón donde se expresa ‘Wt1’ es en el epicardio, que precisamente es nuestro objeto de estudio desde hace quince años". Por tanto, aseguraron que quedó demostrado que ‘Wt1’ está implicado directamente en la formación de precursores de las arterias coronarias a partir de células epicárdicas y que dicha implicación se debe a que activa el gen ‘Snail’ -molécula de adhesión celular-, que contribuye a que la célula se comporte de forma migradora e invasiva y reprime el gen ‘E-cadherina’.

Wt1′ hace que células del epicardio se separen de las demás e invadan el corazón, donde se diferencian en precursores vasculares coronarios, han indicado fuentes de la Universidad en un comunicado.

El trabajo se desarrolló en colaboración con un grupo de Edimburgo (Reino Unido), que con sus investigaciones "revelaron también que aquellos cuerpos embrionarios formados a partir de células madre deficientes en ‘Wt1’ carecen de marcadores de células cardiovasculares". "Resulta evidente que el gen ‘Wt1’ es decisivo para la formación del sistema coronario y, en general para la diferenciación de progenitores cardiovasculares", concluye la nota.