Un grupo de investigadores de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, han trabajado en el aprovechamiento del mucílago o baba de nopal que ha dado resultados prometedores en la elaboración de productos cosméticos y farmacéuticos, de acuerdo con sus investigaciones.

Encabezados por David Quintanar Guerrero, especialista en Nanotecnología para sistemas biológicos, han recibido dos patentes y se encuentra en redacción una más. La primera de ellas, del área cosmética, destinada a la generación de humectantes en sinergia. La segunda, en combinación con un supresor de acidez estomacal (Ranitidina), como un excipiente de liberación controlada para proteger o regenerar la mucosa gástrica.

Quintanar Guerrero indicó que los estudios les permiten utilizar material de origen natural, proveniente de la tradición herbolaria, en el cual observan cierto potencial que no ha sido totalmente explotado.

Propiedades del mucílago de nopal

Explicó que comenzaron a analizar las propiedades del nopal como formador de películas y se percataron que dejar expuestas algunas muestras del mucílago de la cactácea, combinadas con sustancia humectante convencional, no se secaban, sino que mantenían sus propiedades elásticas todo el tiempo.

Ese hecho llamó la atención de los universitarios, quienes empezaron a estudiar el efecto humectante de estas combinaciones en epidermis. Ello permitió determinar que la mezcla de ciertos humectantes comunes en la industria cosmética u otras sustancias químicas que humedecen y suavizan la piel, potencializaban su efecto cuando se les añadía la “baba” de nopal.

Si bien grupos de investigación han estudiado el mucílago y reconocieron sus propiedades benéficas, no había nada concluyente al respecto, aclaró Quintanar Guerrero.

Efecto sinérgico

En este sentido, el equipo investigación de la FES Cuautitlán encontró un efecto sinérgico humectante al mezclarlo con otros componentes de las formulaciones cosméticas, fundamentalmente con sustancias humectantes tradicionales como la glicerina, propilenglicol y sorbitol, entre otros.

Se trata de una sustancia que atrae agua a la piel, como un elemento higroscópico (capacidad de algunas sustancias de absorber humedad del medio circundante), lo cual permite, en combinación con otro elemento, la formación de una película, prácticamente imperceptible, que mantiene ese sistema en la piel, cuyo proceso está casi concluido.

Detalló que el mucílago del nopal se comporta como un polímero hinchable. “Inspirados en ello, buscamos desarrollar sistemas de liberación controlada. Es decir, al mezclar ciertas sustancias activas para la regeneración del tracto gastrointestinal, como los antagonistas de la bomba de protones (como la Ranitidina), y utilizarla para elaborar un sistema que, combinado con el nopal, nos diera un efecto de liberación controlada”.

Se cuenta con un excipiente que libera el activo durante 12 horas a través del tracto gastrointestinal, además tiene propiedades de regeneración. “Esto es interesante porque puede utilizarse para tratar esofagitis ulcerativa, problemas de colón, daño en mucosa del tracto gastrointestinal y reflujo gástrico, entre otras afecciones de ese tipo”, abundó el especialista.

Para más detalles puedes consultar: https://www.youtube.com/watch?v=p9hmOOHFZmY&feature=emb_logo.