EL MEDICO INTERACTIVO/Agencias, Palma de Mallorca.- Científicos del Laboratorio de Investigación en Litiasis Renal y Calcificaciones Patológicas de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias de la Salud y del Hospital de Son Dureta han demostrado de forma experimental la eficacia del ácido fítico como inhibidor de la calcificación arterial y cardiaca. Según informa la UIB en un comunicado, esta conclusión es el resultado de un trabajo con ratas de laboratorio que será descrito detalladamente en el próximo número de la revista Frontiers in Biosciencie.

La formación de cristales cálcicos en las arterias y el corazón, que aumenta la rigidez de los mismos y, por tanto, el riesgo de muerte, puede aparecer asociada a patologías renales crónicas y a la diabetes, así como a enfermedades congénitas, pero se registra sobre todo ligada a procesos de arteriosclerosis. En este último caso, los lípidos que se acumulan en las paredes arteriales favorecen después la calcificación y propician con ello que se produzcan trombosis o roturas arteriales, mientras que cuando los cristales se forman en las válvulas coronarias llegan a causar fallos cardiacos.

El ácido fítico permite inhibir el crecimiento de cristales de hidroxiapatia en el sistema cardiovascular de animales de laboratorio, probando con ello los beneficios de esta sustancia para el organismo humano. La investigación abre el camino para poner al alcance de los médicos una nueva herramienta preventiva de la calcificación cardiovascular, un proceso para el que hasta ahora sólo se conocía un inhibidor: el pirofosfato; y para el que única solución para eliminar las placas calcificadas era la cirugía, pero no existen instrumentos preventivos.

El ácido fítico ya había sido probado con éxito como inhibidor de la formación de cálculos renales por investigadores de Baleares, en concreto por el Laboratorio de Investigación en Litiasis Renal de la UIB, cuyo director, Félix Grasses, también ha participado en esta investigación.

Los investigadores han demostrado las capacidades preventivas del ácido en un 70 por ciento de aquellos experimentos cuyos resultados se han podido medir mediante cálculos matemáticos. Estos profesionales han administrado a dos grupos de ratas de laboratorio dosis de vitamina D y nicotina para provocar la calcificación de su sistema cardiovascular según un modelo previamente estudiado y que coincide con el proceso padecido por los seres humanos. Uno de los dos grupos fue alimentado con una dieta que incorporaba ácido fítico, mientras que esta sustancia no fue suministrada al resto de animales. De esta manera, los investigadores han podido comprobar la eficacia de este elemento químico a la hora de prevenir la formación de calcificaciones.