Investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) han estudiado los mecanismos a través de los cuales una proteína regula la aparición de la fibrosis cardiaca tras sobrecarga de presión utilizando, para ello, un modelo transgénico murino. En concreto, se trata de la proteína conexina 43 (Cx43) que podría ser clave para entender este proceso. Cabe recordar que los mecanismos por los cuales se produce la fibrosis cardíaca no se conocen en su totalidad y no existen terapias eficaces para revertirla.

De esta forma, este nuevo estudio, publicado en la Revista Cells, concluye que la proteína conexina (Cx43) es clave en la propagación del impulso eléctrico en el corazón y en la aparición de arritmias ventriculares, participa en la cicatrización cardíaca.

“Hasta ahora existían datos contradictorios sobre su posible influencia en la cicatrización cardíaca. Nuestro trabajo ha permitido demostrar que modular la expresión de Cx43 se asocia con cambios en la deposición de colágeno tras tratamiento con angiotensina II. Así, una reducción marcada en la expresión de Cx43 provoca una disminución en la acumulación de colágeno respecto a lo que ocurre en su grupo control, mejorando, por tanto, el remodelado ventricular. Estos datos sugieren, en consecuencia, que esta proteína estaría implicada en el proceso de cicatrización cardíaca”, indica el investigador del CIBERCV Antonio Rodríguez Sinovas, responsable de este trabajo.

Los mecanismos de Cx43

Los investigadores describen cómo las conexinas son una familia de proteínas de membrana con una estructura característica, y que forman canales intercelulares que ponen en contacto los citoplasmas de las células vecinas. En el corazón, forman placas llamadas “gap junctions” que constituyen vías de baja resistencia que son esenciales para permitir el flujo de corriente eléctrica entre las células.

La Cx43 se distribuye ampliamente en la mayoría de los tejidos, incluidas las células cardíacas (cardiomiocitos, fibroblastos y células endoteliales y de músculo liso). La novedad de este trabajo, es que, mediante técnicas de biología molecular y celular, los autores han podido determinar que la Cx43 puede ejercer sus efectos sobre la cicatrización cardíaca modulando la actividad de las metaloproteinasas, así como la respuesta inflamatoria y la actividad de los fibroblastos.

En cuanto al proceso, los expertos recuerdan que durante una sobrecarga de presión, como la que ocurre en pacientes hipertensos o con obstrucción en el tracto de salida del ventrículo izquierdo, se produce un aumento de la resistencia a la salida de la sangre desde el corazón. Este hecho conduce, como mecanismo compensador, al desarrollo de dilatación e hipertrofia cardíaca. Sin embargo, y aunque la hipertrofia cardíaca es inicialmente un proceso adaptativo necesario para mantener el gasto cardíaco, progresa rápidamente hacia una situación patológica, produciendo muerte de las células cardíacas y fibrosis. La aparición de fibrosis es especialmente relevante, ya que reduce la contractilidad y provoca disfunción diastólica.