Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Valencia están desarrollando un método para alertar del coronavirus a partir del análisis de aguas residuales.

“Los resultados obtenidos mediante técnicas moleculares hasta la fecha, utilizando muestras de la semana pasada, detectan concentraciones de aproximadamente 100.000 copias de material genético del virus por litro de agua residual”, detalla la investigadora Gloria Sánchez, del IATA-CSIC. Dichos niveles son comparables a los obtenidos en Estados Unidos. Otros estudios recientes realizados en Países Bajos y China han detectado también la presencia del SARS-CoV-2 en aguas residuales. El estudio ha comprobado que el tratamiento de desinfección logra eliminar la presencia del virus.

En concreto, el sistema de análisis de estas aguas residuales podría ser útil como método de vigilancia epidemiológica. Por el momento,  se ha probado en seis depuradoras de la Región de Murcia y en tres depuradoras del área metropolitana de Valencia. Los análisis han demostrado que los tratamientos de desinfección en las depuradoras son eficaces en la eliminación de la presencia del virus.

Trabajo en Murcia y Valencia

De esta forma, en la Región de Murcia, el estudio se puso en marcha por la Entidad de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales en la Región de Murcia (ESAMUR) en colaboración con los grupos de investigación del IATA-CSIC y el CEBAS-CSIC. “Los grupos de investigación están tomando muestras desde el 12 de marzo y durante este tiempo se han analizado más de 60 muestras en distintos puntos de las seis estaciones depuradoras de la Región, incluyendo efluente, salida del tratamiento secundario y efluente”, explica por su parte la investigadora Ana Allende, del CEBAS-CSIC.

“El objetivo en un primer lugar fue el determinar si había presencia del coronavirus SARS-CoV-2 en las aguas residuales y la eficacia de los tratamientos de desinfección implantados en las plantas depuradoras”, añade.

Actualmente, los investigadores están analizando más depuradoras de la Comunidad Valenciana, así como muestras recogidas en diferentes fechas antes de los primeros pacientes positivos de COVID-19 en España. “El objetivo es establecer este tipo de análisis como método de vigilancia epidemiológica. Detectar cambios en la presencia del material genético del virus en las aguas residuales urbanas a lo largo del tiempo y en diferentes puntos de la Comunidad nos dará información de la prevalencia del virus en la población y su progresión”, concluye Pilar Domingo-Calap, investigadora del I2SysBio.