MADRID (EUROPA PRESS)

Hay numerosos factores diferentes que pueden hacer que las mitocondrias funcionen mal, pero se sabe que las mutaciones juegan un gran papel. Un equipo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Estados Unidos, ha descubierto que el ADN mitocondrial (ADNmt) mutante puede causar enfermedades al comportarse “egoístamente”, de una forma que le beneficia, mientras que daña a su anfitrión.

Esos expertos han identificado los mecanismos moleculares específicos que usa el egoísta ADNmt mutante para eludir los mecanismos de control moleculares que las células han desarrollado para regular la actividad mitocondrial. La comprensión detallada de estas vías moleculares podría ayudar a los investigadores a desarrollar tratamientos eficaces para los trastornos mitocondriales.

Los trastornos mitocondriales son un conjunto camaleónico de enfermedades que revisten formas muy diversas y varían ampliamente de un individuo a otro. Las mitocondrias son orgánulos especiales que se encuentran en las células que producen la mayor parte de la energía química y ka disfunción mitocondrial se ha asociado con una amplia variedad de enfermedades, como autismo, Alzheimer, esquizofrenia, demencia, Parkinson, epilepsia, accidente cerebrovascular, cáncer, síndrome de fatiga crónica y enfermedad cardiovascular.

“Alrededor de un recién nacido en cada 200 hereda una enfermedad mitocondrial potencialmente patológica que se manifiesta en cerca de uno de 5.000 adultos”, explica el profesor de Ciencias Biológicas Maulik Patel, quien dirigió a los investigadores de Vanderbilt y cuyo trabajo se describe en un artículo publicado este martes en la revista ‘Cell Metabolism’.

“Una vez que conocemos los mecanismos que utilizan las mitocondrias mutantes para evadir la regulación celular, entonces podemos desarrollar fármacos que se dirigen a estas vías y eviten que las mutaciones se propaguen”, dice Patel.