La revista ‘Cells’  ha publicado una nueva investigación del grupo de citogenética y caracterización molecular del cáncer, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC), centro mixto de la Universidad de Salamanca y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que aporta nueva información sobre la comprensión del mantenimiento del fenotipo de la leucemia aguda linfoblástica.

En concreto, mediante el uso del sistema de edición CRISPR/Cas9, se ha analizado el papel del gen de fusión ETV6/RUNX1 en la leucemogénesis de esta enfermedad.

Si bien ya se conocía que el gen de fusión ETV6/RUNX1 desempeña un papel importante en el desarrollo de la leucemia aguda linfoblástica, también se sabe que  por sí solo no es capaz de iniciar la enfermedad. Por tanto, se necesitan otros cambios genéticos secundarios como mutaciones y/o deleciones, para el desarrollo de la leucemia.

Por esta razón, el grupo de citogenética y caracterización molecular del cáncer ha estudiado el efecto, tanto ‘in vitro’ como ‘in vivo’, de la eliminación de la expresion del gen de fusión ETV6/ RUNX1, mediante la técnica CRISPR/Cas9, para comprobar su papel en la leucemogénesis de este tipo de leucemia.

“Los resultados obtenidos mostraron que la eliminación de la expresión de ETV6/RUNX1 provocó la desregulación de diferentes procesos biológicos como la resistencia a la apoptosis y la proliferación celular”, explicaban los investigadores en la publicación de su trabajo.

Así se demostraba que las células leucémicas mostraron una mayor sensibilidad a la muerte y una menor ventaja proliferativa. En resumen, se obtuvo evidencias de que el gen de fusión tiene un papel clave en el mantenimiento del fenotipo leucémico.

Pacientes con recaídas

Aunque los pacientes portadores de esta translocación se asocian con un buen pronóstico y una excelente respuesta molecular al tratamiento, hasta un 20 por ciento de los casos siguen presentando recaídas. Además, estos casos de recaída se asocian a menudo con resistencia a los tratamientos como los glucocorticoides, y estos pacientes deben ser considerados para trasplante.

Por tanto, el estudio, desarrollado gracias al apoyo económico de la Asociación Española Contra el Cáncer que financió el proyecto ‘Análisis genómico y funcional de la leucemia linfoblástica y en un modelo in vitro de modificación genética dirigida’, sugiere que el gen de fusión podría ser una posible diana terapéutica sobre la que diseñar nuevos fármacos que eviten la expresión de esta proteína, especialmente en aquellos casos de recaída o falta de respuesta a los tratamientos.