Científicos españoles investigan el posible efecto protector de la nicotinamida en las enfermedades inflamatorias crónicas. Así, han demostrado el potencial protector contra la arteriosclerosis de esta forma de la vitamina B3 en un modelo animal de arteriosclerosis masiva. Los investigadores pertenecen al CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) en el Institut de Recerca de l’Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

Josep Julve, investigador del Institut de Recerca de l’Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y del CIBERDEM, es uno de los coordinadores del trabajo. Según ha indicado, “el efecto de la nicotinamida fue tan potente que logró reducir casi a la mitad la lesión arteriosclerótica en ratones tratados”. En el desarrollo de este estudio también han colaborado investigadores del Hospital Sant Pau/ IIB Sant Pau, del CIBERCV, la Universitat de Barcelona y el Hospital Clínic de Barcelona.

Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Antioxidants, en el artículo Nicotinamide Prevents Apolipoprotein B-Containing Lipoprotein Oxidation, Inflammation and Atherosclerosis in Apolipoprotein E-Deficient Mice. El estudio forma parte del trabajo de tesis doctoral de Karen A. Méndez-Lara, primera autora de la publicación. Esta investigadora ha explicado que “la administración de nicotinamida indujo un papel antinflamatorio in vivo, a través de la inducción de IL-10, una citoquina antinflamatoria, y la disminución de TNFa, proinflamatoria, en aortas de ratones tratados”. “La acción antinflamatoria descrita por la nicotinamida en aortas de ratones podría extenderse a otros tejidos, como el tejido adiposo, cuyo estado inflamatorio suele encontrarse frecuentemente alterado en condiciones como la obesidad o diabetes mellitus”, ha añadido Méndez-Lara.

Efecto protector de la nicotinamida

Francisco Blanco Vaca, director del Servicio de Bioquímica del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, es otro de los coordinadores del estudio. Según ha destacado “los hallazgos forman parte de una línea de investigación sobre el potencial de la nicotinamida en enfermedades de alto riesgo cardiovascular como la obesidad y la diabetes mellitus”. La administración de nicotinamida también ha mostrado efecto protector contra la oxidación de lipoproteínas aterogénicas no-HDL.

Según ha señalado Josep Julve, “la deficiencia de NAD+ está muy ligada a diferentes procesos fisiopatológicos, como la DM2 y la obesidad". En estas enfermedades se produce una disminución progresiva del contenido en NAD+ en diferentes tejidos y órganos en modelos animales. Su suplementación mediante la administración de precursores, como la nicotinamida, podría potencialmente ser una terapia efectiva para las mismas, ha concluido el investigador del CIBERDEM.