SECCIÓN  patrocinada por: 

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Investigan el papel de la dopamina en una población de neuronas inmaduras del cerebro adulto que podrían estar implicadas en algunos trastornos psiquiátricos, sobre todo la depresión. Juan Nácher, catedrático de Biología Celular de la Universitat de València (UV), ha dirigido este proyecto, cuyas principales conclusiones se han publicado en la revista Frontiers in Neuroscience.

El estudio sugiere una nueva diana en el tratamiento de estas patologías, según ha informado la entidad valenciana. La investigación ha demostrado que el tratamiento farmacológico de neuronas que reciben dopamina tiene “efectos importantes” sobre la diferenciación de estas células.

“La presencia de neuronas inmaduras en la corteza cerebral de animales adultos puede suponer una nueva forma de plasticidad neuronal. Sabemos que estas neuronas, al menos en ratones, se incorporan progresivamente en las redes neuronales. Están presentes también en mamíferos con cerebros más complejos, incluidos los humanos”, ha explicado Juan Nácher.

Según este catedrático de Biología Celular, “las neuronas inmaduras están afectadas en modelos animales de depresión y por la administración de antidepresivos”. Su regulación por la dopamina, una molécula también implicada en la enfermedad y su tratamiento, podría ser una indicación de su participación en la patología.

En la investigación, se han utilizado técnicas de inmunohistoquímica para marcar de forma específica las células de interés. También se ha empleado microscopía confocal y convencional para poder visualizarlas.

Estudio multicentro

El estudio que ha dirigido el Prof. Nácher ha contado con la participación de Simona Coviello y Yaiza Gramuntell, del Programa en Neurociencias de la UV y el Instituto Biotecmed. También ha colaborado Esther Castillo-Gómez, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM). Según sus autores, estas conclusiones necesitan confirmarse por medio de “estudios posteriores con el empleo de marcadores de neuronas adultas y de animales transgénicos”.

Relación con el comportamiento depresivo

La Universidad de Valencia ha recordado que en los últimos años se han realizado muchos estudios que han permitido caracterizar una población de neuronas inmaduras. Se conocen con este nombre porque todavía no se han convertido en neuronas funcionales, localizadas en la capa II de la corteza piriforme (PCX) de roedores adultos.

La función de estas células se desconoce todavía, han dicho los investigadores de la UV, pero “podrían estar implicadas en la respuesta a experiencias adversas y en el comportamiento depresivo”.

Respecto a la dopamina, estudios anteriores han permitido conocer su función durante el desarrollo neuronal. Estas neuronas de la capa II de la PCX reciben señales procedentes de neuronas liberadoras de dopamina mediante el receptor de dopamina D2. Por el momento, no se ha investigado cómo funciona este receptor en las neuronas inmaduras de la capa II ni la relación de estas células con la dopamina.

En concreto, el grupo de investigación liderado por Juan Nácher ha estudiado la influencia de la modulación farmacológica de la neurotransmisión dopaminérgica en la población de células inmaduras de la capa II del PCX. Este proyecto ha contado con el apoyo del Biotecmed de la UV, el Grupo de Investigación en Psiquiatría y Enfermedades Neurodegenerativas del Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA y el Grupo G23 del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) del Instituto de Salud Carlos III.