La causa número uno de muertes que sucedieron en México durante el año pasado fueron las enfermedades cardiovasculares, seguidas por complicaciones derivadas de COVID-19 y diabetes mellitus. Así lo confirmó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), quien reportó un total de un millón 117 mil 167 de muertes en 2021.

En el marco del Día Mundial del Corazón, especialistas promueven una mayor consciencia sobre el cuidado de la salud cardiovascular.

Alertan sobre enfermedades cardiovasculares 

Cada año, el 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, promovido por la UNESCO y la OMS desde el año 2000 .

En México las enfermedades cardiovasculares han ocupado el primer lugar entre las principales causas de defunción durante varios años. En 2021 se registraron 226,703 muertes, 7,999 muertes más que en 2020 .“En México, las cifras por fallecimientos por enfermedades cardiovasculares son alarmantes”, afirmó el Dr. Max Saráchaga, director médico de Amgen México.

El especialista aseguró que uno de los principales factores de riesgo para desarrollar este tipo de enfermedades es tener niveles altos de colesterol LDL o “malo”. Por lo anterior, consideró de vital importancia crear consciencia sobre estas enfermedades. “En Amgen tenemos desde 2018, la campaña Alerta Colesterol, con la que buscamos incentivar el cuidado de la salud cardiovascular entre la población”, explicó.

La campaña brinda información relevante y oportuna sobre la importancia de vigilar y conocer sus niveles de colesterol LDL.

Altos niveles de colesterol, el riesgo más frecuente

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el colesterol elevado es la forma más común de dislipidemia, una anomalía de grasa en la sangre. El colesterol es un lípido que se encuentra en la sangre y que el cuerpo necesita para formar células sanas.

Sin embargo, presentar altos niveles de colesterol “malo” LDL, puede aumentar el riesgo de desarrollar eventos cardiovasculares. Incluyendo accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón. Por ello la reducción de su nivel en la sangre es sumamente importante.

En México, se estima que casi la mitad de los adultos, el 46 %, tienen niveles altos de colesterol “malo” y cada año, los ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares afectan a 30 millones de personas a nivel mundial.