Novartis Oncology ha presentado Jakavi (ruxolitinib), el primer tratamiento que ha sido autorizado en España para los pacientes con Policitemia Vera (PV) resistentes o intolerantes a hidroxiurea que presenten síntomas de la enfermedad y esplenomegalia. La PV es una enfermedad hematológica rara e incurable asociada a la sobreproducción de células sanguíneas que puede derivar en complicaciones cardiovasculares graves si no se trata, como por ejemplo, trombosis, ictus y síndromes coronarios agudos.

Aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes con PV desarrollan resistencia o intolerancia a la hidroxiurea, lo que conlleva un mal control de la enfermedad y un mayor riesgo de progresión. Esto suele definirse como niveles de hematocrito superiores al 45 por ciento, recuento elevado de leucocitos y/o plaquetas, y puede ir acompañada de síntomas debilitantes y/o esplenomegalia.

Según el Dr. Carles Besses, jefe del Servicio de Hematología del Hospital del Mar de Barcelona y presidente de GEMFIN (Grupo Español de Neoplasias Mieloproliferativas Philadelia Negativas),”la supervivencia de los pacientes con PV es ligeramente inferior a la de una población control, con una mediana de supervivencia de 14-15 años. No existen datos precisos del número de pacientes en España con PV, pero su incidencia estimada es de 0,5-2,5 casos por 100.000 habitantes y año. Los síntomas iniciales pueden ser relativamente inespecíficos, fatiga, pérdida de peso, o complicaciones vasculares trombóticas como primera manifestación de la enfermedad”.

“Frecuentemente, el diagnóstico se establece a partir de la observación de un aumento del hematocrito y de la hemoglobina, así como leucocitosis y/o trombocitosis en un análisis de control. La anamnesis del paciente muestra con frecuencia que un 30-40 por ciento refieren prurito después de la ducha o con cambios bruscos de temperatura. Si bien no es un síntoma patognomónico de la enfermedad, su existencia, junto con el aumento de los parámetros del hemograma, y en un 30-40 por ciento la presencia de esplenomegalia palpable, permiten la sospecha clínica de la enfermedad. El diagnóstico se establece a partir de unos criterios definidos en 2008 por la Organización Mundial de la Salud” explica el Dr. Besses.

El tratamiento de todos los pacientes con PV “se basa en el control estricto del hematocrito, con el objetivo de situarlo de forma permanente por debajo del 45 por ciento y en la administración de ácido acetilsalicílico (100mg/24h) como profilaxis primaria antitrombótica. En los pacientes que pertenecen al denominado grupo de alto riesgo trombótico, es decir, aquellos con edad superior a los 60-65 años o que han presentado con anterioridad o en el momento del diagnóstico una trombosis, ya sea, arterial o venosa, se recomienda citorreducción para disminuir el riesgo de aparición de un primer episodio o la recurrencia de un episodio trombótico. La European LeukemiaNet recomienda a los pacientes con alto riesgo de trombosis, citorreducción con hidroxiurea o interferón como tratamientos de primera línea”, continúa el Dr. Besses.

Resistencia a hidroxiurea

El especialista explica que “aproximadamente un 17-24 por ciento de todos los pacientes con PV tratados con hidroxiurea presentan resistencia o intolerancia al fármaco. Es más frecuente la intolerancia en forma de toxicidad cutánea o mucosa que la resistencia primaria a hidroxiurea. Cuando aparece resistencia o intolerancia, las opciones de citorreducción de segunda línea son limitadas”.

Recientemente, en Europa y actualmente en España, se ha autorizado la indicación de ruxolitinib (Jakavi), un inhibidor de JAK1 y JAK2 para el tratamiento de pacientes con PV resistentes o intolerantes a hidroxiurea que presenten síntomas de la enfermedad y esplenomegalia. La dosis inicial recomendada para Jakavi en PV es de 10 mg administrados por vía oral dos veces al día. La dosis inicial recomendada para Jakavi en mielofibrosis es de 15 mg dos veces al día para pacientes con un recuento de plaquetas comprendido entre 100.000 mm³ y 200.000 mm³, y de 20 mg dos veces al día para pacientes con un recuento de plaquetas > 200.000 mm³.

Las dosis se pueden ajustar en función de la seguridad y la eficacia. Existe limitada información para poder recomendar una dosis inicial en pacientes con recuentos de plaquetas comprendidos entre 50.000/mm³ y <100.000/mm³. La dosis inicial máxima recomendada en estos pacientes es de 5 mg dos veces al día, y los pacientes deben ser dosificados con cautela.