El blockchain es una tecnología que va a revolucionar el cuidado de la salud, ya que permitirá aumentar la eficiencia de los procesos poniendo el foco en la optimización del valor en cada fase de los propios procedimientos. Así lo puso ayer de manifiesto Javier Colás, cofundador de Additum y director de innovación en el Heath Care Institute de ESADE, en la presentación del Sectorial de Salud y Farma de Alastria, la primera red de blockchain nacional, permisionada, multisectorial y semipública.

Tal como ha explicado el especialista, la gran aportación de esta tecnología se basa en la trazabilidad de los elementos de valor y en la optimización del valor total que se genere con cada proceso. En este sentido, el blockchain es una herramienta que permite gestionar esos procesos de creación de valor de forma segura por eso es un instrumento excelente para trabajar en el ámbito de la salud.

Para aterrizarlo, Colás puso como ejemplo el ictus, un evento que requiere de una gran rapidez en su tratamiento, ya que desde que sucede hasta que el paciente puede ser tratado en un quirófano no pueden pasar más de cuatro horas, lo que solo ocurre en el 25% de los casos, indicó. Hablamos de un proceso que aún tiene mucho que mejorar para que lleguen más pacientes al quirófano.

Un proceso que se puede optimizar gracias a esta tecnología. “El blockchain nos permite identificar a todos los agentes que participan en la creación o destrucción de valor antes de que el paciente llegue al hospital y saber cuánto valor aportan (medir cuánto participa cada agente en el proceso), además, nos va a permitir toquenizar ese valor de forma que podamos estandarizar todos los valores y correlacionarlos con el valor final obtenido”, ha subrayado el también ex CEO de Medtronic en España.

A partir de ahí, esos datos se procesan con motores de inteligencia artificial que permitirá identificar los puntos calientes en el proceso sobre los que actuar para optimizar el resultado final del proceso.

Según los datos de un estudio, publicado en Global Market Insights, el negocio de la tecnología blockchain en el ámbito del cuidado de la salud alcanzó, en 2018, los 48 millones de dólares y se prevé un crecimiento del 65% en 2025. Por lo tanto, esta tecnología tendrá un impacto muy importante en la atención médica lo que conllevará una transformación digital en este campo y en una mejora de la custodia de esos datos.

Activación del paciente

En su charla, que llevaba por título: “Blockchain: ¿Por qué va a revolucionar el cuidado de la Salud?”, Javier Colás también puso el acento en la necesidad de activar a los pacientes y a los cuidadores. A su juicio, el “excesivo paternalismo” de nuestro sistema nos ha llevado a ser unos pacientes pasivos que no nos implicamos en el manejo de nuestra salud.

Esa activación necesaria del paciente se puede llevar a cabo con las tecnologías que ya son hoy una realidad, como blockchain, inteligencia artificial y otras técnicas desarrolladas en otros campos del social media y que son aplicables a diferentes canales de comunicación como los teléfonos inteligentes o los asistentes de voz.

Por tanto, esta tecnología será muy importante en la activación de los pacientes tanto de los crónicos como de la sociedad en general a través de la medicina predictiva y preventiva, concluye Colás.

Ecosistema basado en ‘blockchain’

Entre los proyectos de salud en los que desde Additum ya se está trabajando son en la prevención de la amputación del pie diabético, en el diagnóstico y seguimiento de los pacientes con cáncer de mama, en la predicción y prevención del deterioro cognitivo -en especial en la enfermedad de Alzheimer-; en la gestión de la diabetes tipo 1; y en la creación de herramientas para hacer un seguimiento y trazabilidad del plan de vacunación.

Todo ello bajo una plataforma tecnológica desarrollada con la base de blockchain, a la que se han ido incorporando cualidades que aporta el internet de las cosas (IoT) y la inteligencia artificial (IA), que permita facilitar la incorporación de casos de uso. Según Colas, esta herramienta va a ser una revolución en el ámbito de la salud, “es la mejor alternativa para lograr la transformación del sistema y la solución a muchos de los problemas actuales del SNS que ya están esperando muchos clínicos”, concluyó.