Trini Díaz. Pamplona.- El doctor Javier Sesma Sánchez, jefe de sección de Urgencias del Hospital Virgen del Camino, ocupará la presidencia de SEMES-Navarra durante los próximos cuatro años, tras ser elegido en las elecciones celebradas para la renovación de la Junta Directiva de la citada Sociedad, que representa a médicos, DUE y técnicos de transporte que trabajan en los Servicios de Urgencias y Emergencias. Javier Sesma sustituye en el cargo al doctor Mariano Martínez Vergara, que durante los últimos ocho años ha desempeñado, como presidente, una importante labor en la consolidación y desarrollo de SEMES Navarra.

Para Javier Sesma, el problema más importante que queda por resolver, en el ámbito de la Urgencia y Emergencia, es "el soporte académico de nuestra actividad (la especialidad). Desde hace muchos años, nuestra Sociedad Científica lleva luchando por este reconocimiento". Según el nuevo presidente, "los pasos dados en el seno de SEMES han encontrado obstáculos diversos. A fecha de hoy, existe un reconocimiento explícito dentro de la comunidad académica universitaria, un tímido apoyo desde sectores políticos y recelos desde la Comisión Nacional de Especialidades. La solución no sabemos cuando llegará, pero seguro que llegará".

Por el contrario, uno de los logros conseguidos ha sido la estabilización de las plantillas."Hasta la reciente OPE masiva del Estado, la precariedad de empleo ha sido una constante en toda España. En Navarra, la situación ha sido diferente ya que existían desde 1986 servicios de Urgencia Hospitalarios constituidos como tal y con parte de su plantilla con plazas en propiedad. Para finales de este año, la mayor parte de las plantillas se completarán".

Javier Sesma subraya que "las prestaciones dadas en los servicios de Urgencias son víctimas de su propia eficacia. Todos sabemos que el porcentaje de Urgencias real es muy bajo, pero la afluencia de pacientes a los diversos dispositivos de Urgencias se ha incrementado en un 40-50 por ciento en los últimos 10 años". En este sentido, argumenta que, para el resto de facultativos y para el propio sistema sanitario, los servicios de Urgencias "actúan como válvula de escape para taponar algunos de los desajustes que se producen en la atención sanitaria".

En su opinión, la solución a esta problemática ni es fácil, ni admite análisis simplistas. "Las mejoras de accesibilidad y el incremento en dotación de material y personal pueden mejorar el problema, pero no resolverlo. Probablemente, la consideración conjunta de aspectos de racionalidad de uso para el ciudadano, la dotación técnica para el profesional y la eficiencia del servicio para el gestor hará que surja un equilibrio que sea beneficioso y adecuado para las partes implicadas y, a la postre, para obtener un resultado final de calidad".