Cómo se presenta la Inspección ante un panorama cambiante a la zaga de los avances tecnológicos, la necesidad de adaptación ante los nuevos enfoques que se vislumbran o cómo profundizar en los nuevos sistemas han sido algunas de las cuestiones tratadas durante la 8ª Jornada de Inspección de Servicios Sanitarios de la Comunidad Valenciana. Celebrada el pasado 29 de noviembre en Sagunto y organizada por FAISS-CV bajo el lema La Inspección en la era digital. Nuevas necesidades requieren nuevos planteamientos. El evento, vertebrado en torno a tres mesas redondas y cuya conferencia inaugural corrió a cargo de María Victoria Garrido, directora general de la Alta Inspección Sanitaria, se constituyó en un interesante foro de debate tanto para el análisis como para la búsqueda de propuestas frente a los cambios tecnológicos y el nuevo escenario que se entrevé en el ámbito sanitario.

Presente y futuro

 Entre otras, se expusieron cuestiones de gran impacto a nivel asistencial y que, con toda probabilidad, irán calando en día a día del inspector: Genómica y Medicina Personalizada, Big Data e imagen médica poblacional, soporte a la decisión clínica mediante sistemas de inteligencia artificial, o la aplicación de la tecnología Blockchain en Sanidad. También tuvo su espacio el nuevo enfoque de cuestiones tradicionales como la gestión del visado, las buenas prácticas clínicas -desde la perspectiva de la Inspección y de los investigadores- o la responsabilidad patrimonial.

Pero una de las mesas que más debate generó giró en torno al interrogante ¿Cómo vemos a la Inspección dentro de 10 años? Una reflexión sobre la Inspección en el contexto de los próximos ejercicios y cómo esta deberá adaptarse para satisfacer las nuevas necesidades. “Coincidimos bastante en la necesidad de dar un giro hacia el paciente, algo inherente a la función inspectora pero que se ha ido perdiendo con la creación de los servicios de atención e información al paciente”, señala Gregorio Gómez, presidente de la FAISS-CV y moderador de la mesa. En su opinión, la Inspección tiene que ser garante del buen funcionamiento y de la calidad de la asistencia, “algo que interesa fundamentalmente al que nos financia, que es el paciente”.

La mayoría de participantes en la Jornada coincidieron también en la necesidad de avanzar en lo relacionado con la evaluación como herramienta para la mejora de la calidad, buscando garantizar a la ciudadanía que el sistema sanitario funciona de forma adecuada y que, si algo falla, se ponen en marcha mecanismos que eviten errar nuevamente. Para ello se requiere un conocimiento en profundidad del sistema sanitario y su funcionamiento, y esto se consigue mediante la evaluación. “El perfil competencial de la Inspección de Servicios Sanitarios es el que mejor encaja para desarrollar esta función”.

Reconoce el presidente de la Federación valenciana que algunos contenidos que, de forma cotidiana, han tenido un peso importante en la labor de la Inspección, como el control de la incapacidad temporal, deberían empezar a perder protagonismo. “Conforme el INSS y las mutuas van adquiriendo más competencias en este terreno, la Inspección va quedando fuera de juego. Actualmente aporta escaso valor a estos procesos, por lo que, probablemente, no vale la pena seguir insistiendo en una batalla que ya tenemos perdida, sobre todo, existiendo otros contenidos en los que podríamos aportar mucho más a la ciudadanía y que están todavía por desarrollar, ya que no los realiza ni el inspector ni ningún otro profesional”. Este fue otro de los aspectos que logró aunar la opinión de los asistentes, posicionándose en su mayoría hacia la necesidad de profundizar en el tema. Profundizar, por ejemplo, en cuanto a habilidades en el manejo de los sistemas de información con la premisa de que la base para el trabajo de la Inspección está actualmente en los sistemas de información. “Tenemos que ir migrando a ese tipo de enfoques, que son mucho más potentes, mucho más eficaces y que además son mucho más precisos”, subraya Gómez.

La clausura del acto corrió a cargo de la directora Territorial de Valencia, María Teresa Cardona.