Down España y B+Safe han presentado ‘Doc-Down’, un programa de inclusión laboral en cardioprotección, que consisten en que jóvenes con síndrome de Down formen a otras personas con y sin discapacidad en el uso de los desfibriladores y la aplicación de técnicas de reanimación cardio-pulmonar.

Uno de los beneficios del proyecto es que los jóvenes trabajarán de forma remunerada y, otro, es que las asociaciones federadas a Down España podrán instalar desfibriladores en sus centros sin coste y con mantenimiento gratuito.

Durante la presentación, en la que varios jóvenes con síndrome de Down han impartido un taller práctico sobre reanimación cardio-pulmonar, la subdirectora general de Información y Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid, Mª Jesús Martínez Fuentes, ha destacado el gran número de muertes súbitas que se producen al año en nuestro país, “muchas de las cuales se podrían evitar mediante técnicas de reanimación”.

El presidente de DOWN ESPAÑA, José Fabián Cámara, ha recordado que la mitad de la población con síndrome de Down es vulnerable a problemas cardiacos debido a que nacen con cardiopatías congénitas. “Es muy estimulante que personas que precisamente tienen este tipo de afecciones de corazón, se conviertan en prescriptores del cuidado cardiaco”.

En España, se producen 30.000 muertes al año derivadas de problemas del corazón, “lo que supone un tremendo problema de salud pública”, ha apuntado Juan Manuel Escudier, cardiólogo de la Sociedad Española de Cardiología. Además, ha recordado que los diez primeros minutos tras un paro cardiaco son fundamentales para salvar la vida de la persona que lo ha sufrido y que menos del 20 por ciento de las personas saben cómo actuar.