E.P.-Según datos aportados por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) en su última publicación, alrededor de 18.000 adolescentes menores de 19 años se quedan embarazadas cada año en España y de ellas 7.000 deciden interrumpir la gestación. De la cantidad ya citada, 800 tienen entre 11 y 15 años y sólo la mitad decide continuar con el embarazo. Por tanto, en España hay cada día una niña abortando y otra dando a luz.

El otro riesgo potencial consecuencia de la actividad sexual en la adolescencia, tal como se apunta desde la AEPAP, son las enfermedades de transmisión sexual. Según los expertos, los jóvenes que inician su actividad sexual antes de los 14 años, presentan dos veces más incidencia de estas enfermedades que los que comenzaron con más de 17.

Con la aparición del sida, señala, por otra parte, la Asociación se están produciendo modificaciones de la conducta sexual, con una demora de la actividad sexual en las chicas, conducta que no se ha observado en los varones.

Otro aspecto que preocupa a los profesionales es el tiempo transcurrido entre el comienzo de las relaciones sexuales con penetración y la utilización de un método anticonceptivo seguro. En una encuesta realizada por una multinacional farmacéutica, se reflejaba que entre los adolescentes, este tiempo era de tres meses para el 50 por ciento, 12 meses para un 21,5 y más de un año para el 28,5 por ciento de los entrevistados.

Estos resultados concuerdan con la aseveración por parte de la AEPAP, que el método más utilizado en las primeras relaciones sexuales en la pubertad es el coitus interruptus o marcha atrás. Se trata de una práctica no eficaz para evitar embarazos y que no protege de las enfermedades de transmisión sexual.

En cuanto al preservativo, fracasa en el 2-10 por ciento de los casos, cifra que aumenta hasta un 14 por ciento en los adolescentes.

Este índice de fracasos es mayor en el caso del diafragma (hasta un 23 por ciento), pero menor en el dispositivo intrauterino (3 por ciento), el anillo vaginal (2 por ciento) y con bastante diferencia en los anticonceptivos hormonales orales combinados (0,8 por ciento).

En la relación de los métodos anticonceptivos ofrecidos por la Asociación, los anticonceptivos orales son los que más ventajas ofrecen. Es la medicación "más inocua que existe, el tratamiento anticonceptivo más fiable del que disponemos" y no supone compromiso alguno para la fertilidad futura, asegura esta entidad.

En cuanto a los aspectos negativos recuerdan la indefensión contra enfermedades sexuales, la posibilidad de padecer turgencia mamaria, posibles náuseas, vómitos, depresión y debido a la toma diaria, un bajo cumplimiento (20 por ciento de mal uso).

Actuación de los médicos

Por otro lado, respecto a la actuación de los médicos en lo referente a la anticoncepción, en opinión de la AEPAP, no existen leyes claras y concretas al respecto, por lo que "se debe actuar de acuerdo al espíritu de la ética médica y atender en la medida de los posible a las peticiones razonables de los adolescentes".

"Como médicos debemos ayudar a comprender al resto de la sociedad que la adolescente con edad suficiente para quedar embarazada, tiene también la edad suficiente para recibir anticonceptivos", concluye esta Asociación de Pediatría.